“A Nairo le cabe una desgracia: nació en Colombia”: dura columna de Constaín

A modo de crítica para las personas que ponen toda la presión de la victoria sobre el gran deportista colombiano Nairo Quintana, el periodista Juan Esteban Constaín aseguró a través de su columna de opinión para el diario El Tiempo que una de las mayores desgracias para el ciclista fue haber nacido en Colombia, donde la gente increíblemente le cobra por no haber ganado ‘La Vuelta’.

El escritor decidió despacharse contra esas personas que de manera inconsciente (incluyéndose a sí mismo) realizan reclamos a Quintana por no alcanzar el punto más alto en las competiciones, tal como pasó con su última participación en la que quedó de octavo a casi 7 minutos del campeón Simon Yates.

Constaín dice que con la no victoria de Nairo en la competencia, este “volvió a defraudar a los millones de expertos de esquina, a los genios del teclado y el micrófono”, haciendo una clara referencia a todas las personas que se lanzan en críticas contra el deportista como si su esfuerzo estuviera hecho para darle gusto a críticos espontáneos.

Es por esto que haciendo claridad en que Quintana es un ser humano ejemplar, que carga a mucho honor sus raíces campesinas y ha sobresalido en un deporte tan complejo como el ciclismo, su peor error en esta vida es haber nacido en Colombia, “un país en el que quien logra lo que sea de bueno suele hacerlo no solo sin la ayuda de la gente sino a pesar de la gente misma”, declaró el periodista.

Agrega que uno de los principales objetivos y obstáculos con los que se enfrenta es la “envidia reinante, el de la negligencia pública y privada, el de la indiferencia de todos o casi todos. El de ser de aquí, qué más obstáculo que ese”.

Destaca también que el caso resulta ser curiosamente contrario cuando el deportista gana, pues es el momento que todos aprovechan para montarse al “bus de la victoria” y comenzar los halagos generalizados para el país, pero “pobre de él” donde no consiga una victoria, porque todo se pondrá en su contra, explica el columnista, toda vez que es el momento donde llegarán las personas que dicen siempre haber advertido que esto pasaría, y los que ya sabían cosas que nadie puede saber.

“Quienes hacen cosas valiosas y al lado la multitud que los apedrea. Fue siempre así. Pero ahora es peor porque los protagonistas son los que llevan la piedra en la mano o en el bolsillo: los que pontifican en pijama y dan al día, desde su teléfono, cuatro o diez declaraciones de fondo; los que dicen ‘yo siempre lo dije’”, describe el periodista a los colombianos que recaen en este tipo de actividades. Fuente consultada: ElTiempo.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.