Aida Merlano denuncia que le abrieron un proceso disciplinario por su intento de suicidio

La situación de la exsenadora barranquillera Aída Merlano parece no mejorar, luego de permanecer detenida en la Cárcel El Buen Pastor, donde ha presentado quebrantos de salud, tanto físicos como mentales, dice ahora que el centro penitenciario le abrió un proceso disciplinario por el episodio que tuvo durante el mes de marzo de este año, donde intentó quitarse la vida.

Merlano hizo pública esta denuncia a través de una conversación telefónica que mantenía con una defensora de derechos humanos, a la cual le expresó su intento de suicidio, y calificó como “ridícula” la idea de abrirle un proceso por este tipo de conducta.

“Es un disciplinario que me abren por intento de suicidio, por yo misma atentar contra mi vida. Así es tan ridícula la persecución que tienen contra mí que me abrieron un disciplinario y así son todos los que me abren, por cosas que no tienen trascendencia, pero es para llevarme a la sugestión para que yo guarde silencio”, fueron las palabras de Merlano.

La información que entregó el INPEC respecto a lo señalado por la reclusa, es que no existe ningún tipo de denuncia ni de proceso disciplinario contra la exsenadora, que hasta el momento sólo han habido indagaciones en su contra, por la presencia de celulares en su celda de forma ilegal, y señalan que lo que se le realizó en su momento, fue una indagación preliminar que se hace generalmente en los casos de suicidio u homicidio dentro del centro carcelario.

Respecto al intento de suicidio de Merlano en marzo de este año, el INPEC publicó en aquel entonces, que la exsenadora había sido remitida desde la cárcel de mujeres de Bogotá en horas de la madrugada por distintas complicaciones de salud, en donde los reportes iniciales mostraron que la reclusa presentaba un cuadro de intoxicación por la posible ingesta de medicamentos, junto a varias laceraciones en los brazos que darían indicios a que habría intentado suicidarse.

Para Merlano este tipo de procesos disciplinarios son una presión que estarían ejerciendo los guardias del centro penitenciario, a los que acusó de “emprenderla en su contra”; además, acusó al director de vigilancia de la cárcel, el Capitán David Alexander Álvarez, de montar ‘falsos positivos’ en su contra, para afectar su salud mental.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?