Alegría en los Uribe Noguera al ser absueltos por el caso de la pequeña Yuliana Samboní

Francisco y Catalina Uribe Noguera, los hermanos de Rafael Uribe Noguera, condenado por el asesinato de la niña de siete años Yuliana Samboní, fueron declarados inocentes por el Juez 46 de conocimiento de Bogotá, por considerar, que estos no tienen responsabilidad por los delitos de encubrimiento y ocultamiento de pruebas, que se le habían imputado.

La determinación se conoció este viernes en el complejo judicial de Paloquemao en Bogotá, en donde el juzgador valoró las pruebas presentadas tanto por Fiscalía, como por los defensores de los Uribe Noguera, y confirmó, que no existían elementos para señalar que los hermanos habían ocultado información a las autoridades judiciales el día de los hechos.

Recordemos, que este proceso es derivado de los hechos que acaecieron el domingo 4 de diciembre de 2016, día en que Rafael Uribe Noguera secuestró, accedió carnalmente y asesinó a Yuliana Samboní. De este suceso, la justicia señaló a los hermanos del homicida por presuntamente haber ocultado información a los agentes del GAULA de la Policía, respecto a los delitos de su hermano.

No obstante, tras desarrollarse por completo las Audiencias correspondientes, el juez consideró que los testimonios de Francisco y Catalina tenían validez al momento en que decían no haber visto rastro de la niña Samboní en los primeros momentos del hecho; sumado a esto, se consideró acertada la petición de la Procuraduría, de considerar que fueron ellos quienes entregaron a las autoridades al asesino. Según el relato del Ministerio Público, el propio Francisco fue el que llamó al Capitán Niño, y quien le indica en donde se encuentran; y en el instante en que este llega, le cuenta lo sucedido.

“Una vez llega el capitán Niño a la clínica, (Francisco) confiesa lo que su hermano le contó: que había asesinado a la niña y dónde estaba el cuerpo. O sea: primero entrega a su hermano y luego confiesa el delito de su hermano”, explicó el representante de la Procuraduría.

Se continuó con el relato de todo el proceder de Francisco, y de este modo, cuestiona cuál puede ser el favorecimiento en el que incurrieron los hermanos, sí pese a ser de su propia familia, tomaron la determinación de entregarlo e indicar a las autoridades lo sucedido, y aunque teniendo los medios y recursos para esconder el cuerpo de la niña, y sacar a su hermano del país, no lo hicieron.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?