Arzobispo de Medellín habría mentido para proteger a cura pederasta, según Coronell

Los escándalos sexuales y de corrupción siguen golpeando a la iglesia católica alrededor del mundo y, al parecer, Colombia no podía ser la excepción.

Luego de un hallazgo realizado por Juan Pablo Barrientos, periodista de la W radio, ha salido a la luz pública la prueba que enreda al actual vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y arzobispo de Medellín, monseñor Ricardo Tobón Restrepo, en un acto de corrupción mediante el cual trató de encubrir a otro sacerdote que había sido suspendido de su ministerio sacerdotal luego de que fuera señalado de pederastia.

Tal parece que monseñor Tobón habría encubierto al sacerdote Roberto Cadavid Arroyave en las múltiples denuncias que existían en su contra por casos de pederastia en los distintos lugares donde había sido designado.

Pero lo más llamativo del caso es que supuestamente Cadavid compró el silencio de sus víctimas con dineros del colegio parroquial Pablo VI donde había sido designado como rector, aún sabiendo los señalamientos que existían en su contra, recordó Daniel Coronell en su columna.

Un monaguillo de una de las parroquias en las cuales Cadavid había sido designado como sacerdote, aseguró que habían comprado su silencio con 88 millones de pesos, lo cual fue corroborado por un artículo del periódico El Tiempo del 28 de marzo de 2018, donde fueron publicados los cheques con los cuales el sacerdote aparentemente habría pagado a sus víctimas en ánimo conciliatorio.

Esto hizo del caso un problema para la iglesia, ya que los títulos valores salieron de la chequera del colegio Pablo VI, la cual a pesar de ser una institución privada, recibe dineros del Estado por recibir niños de escasos recursos económicos de las comunas de Medellín.

En ese sentido, Coronell indica que sin importar las denuncias que habían, Ricardo Tobón no dudó en recomendar a Roberto Cadavid para que durante su suspensión trabajara en la Diócesis de Brooklyn, Nueva York, desde noviembre de 2012, aunque esto fue negado por el monseñor, quien aseguró conocer las denuncias que recaían sobre dicho sacerdote, pero que nunca lo había recomendado fuera del país.

Para comprobar el supuesto encubrimiento, el comunicador trae a colación dos documentos: uno evidencia que Tobón autorizó la extensión de la visa de Cadavid en Estados Unidos mediante una carta al obispo de Brooklyn, Nicholas Anthony Dimarzio, en 2015; el otro es una misiva del 2012 donde le da licencia al sacerdote denunciado para que trabaje en dicha ciudad.

El periodista recalca en su columna la manera como la autoridad eclesiástica protegió al acusado enviándolo fuera del alcance de los señalamientos de las víctimas que había dejado en sus múltiples designaciones. “Mientras monseñor Tobón celebra la benévola acogida al victimario, los niños que sufrieron sus abusos no han encontrado justicia”, escribió Coronell en su publicación. Fuente consultada: revista Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

3 Replies to “Arzobispo de Medellín habría mentido para proteger a cura pederasta, según Coronell”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.