“Botero es socio de una empresa de seguridad que depende del mismo Ministerio”

En su columna para la revista Semana, la periodista María Jimena Duzán se despachó en contra del ministro de Defensa, Guillermo Botero, a quien señaló directamente de estar mintiéndole al país no solo con los casos que le conciernen como funcionario del Gobierno, sino también como empresario, ya que presuntamente está actuando desde su posición con actos de corrupción.

Duzán comienza recordando los señalamientos que existen contra Botero por sus cuestionables actuaciones en el caso del exguerrillero Dimar Torres, quien supuestamente fue asesinado a manos de miembros del Ejército, lo cual el jefe de cartera intentó, según la periodista, encubrir y además justificar.

Igualmente señala que además de lo anterior, también es un “Ministro corrupto” bajo el entendido de usar el poder para beneficio propio, por eso destaca que es un empresario con intereses en empresas de seguridad que en últimas dependen de su propio ministerio.

“Detrás de su discurso primario que reencaucha el dogma uribista hay un poderoso empresario con claros intereses en el área de seguridad privada, la cual es vigilada y regulada por la Superintendencia de Vigilancia y de Seguridad Privada, que a su vez depende del ministro de Defensa”, explicó Duzán.

La columnista afirma que el “claro conflicto de intereses” del Ministro era evidente desde que se conoció su nombre para ser nombrado en el cargo y, a pesar de esto, la propia presidencia solo fue capaz de conceder dos impedimentos en su caso, limitándolo de manera parcial en su incidencia en la superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada y del manejo de vacaciones y licencias al jefe de control interno.

Respecto a todo esto la periodista recuerda que Botero está registrado como socio mayoritario en una empresa de seguridad,que justamente está vigilada por la misma superintendencia referida.

“Como si lo anterior fuera poco, Guillermo Botero Nieto aparece en la Cámara de Comercio como el socio mayoritario de una empresa de seguridad llamada Controlar Ltda., que se dedica a ofrecer servicios de seguridad privada, una actividad reglamentada y vigilada por la Superintendencia de Vigilancia y de Seguridad Privada que –vaya sorpresa–, depende del propio ministro”, explica la columna.

Con todo esto Duzán destaca que al funcionario la presidencia lo dejó sin afectaciones para que siga “siendo el jefe en todos los demás aspectos del superintendente que, repito, es el mismo que vigila su empresa de seguridad llamada Controlar Ltda”.

Para María Jimena este tema se configura en un prevaricato por omisión a titulo de dolo. Fuente consultada: revista Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?