“Carrasquilla está feliz con el deterioro del mercado laboral”: José R. Acosta

A través de una columna de opinión publicada este sábado para el diario El Espectador, el economista José Roberto Acosta explicó por qué la difícil situación de desempleo en el país debe tener contento al actual ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, teniendo en cuenta que una de sus tesis más conocidas es que el salario mínimo en el país “es ridículamente alto”, dice el columnista.

En el escrito Acosta recuerda que las cifras del desempleo no superaban los 3,1 millones de personas desde inicios del 2010, y a pesar que los primeros meses del año son los peores para el mercado laboral, los niveles de endeudamiento también se vislumbran mucho peores, tanto que “superan las cifras de la crisis hipotecaria de 1999”.

Asegura además que la única táctica que tiene este Gobierno para que se implemente el crecimiento del empleo, es la “flexibilización del mercado laboral”, que para José Roberto no es más que “disminuir el valor del salario”.

Igualmente el columnista califica de “poca imaginación” y un “rencauche del continuismo” a las dos estrategias que se vislumbran como posibles de aplicar por parte del gobierno de Iván Duque las cuales explica así:

“Son dos las estrategias de crecimiento del Gobierno: la primera es la de profundizar el modelo extractivista y primario basado en el petróleo y la minería, mediante el fracking y la eliminación de las consultas populares… La segunda está basada en la teoría del rebosamiento de ayudas a los dueños de grandes capitales, esperando que con los beneficios tributaros que se les otorgaron en la Ley de Financiamiento, irriguen hacia los menos favorecidos parte de sus utilidades”, afirma el economista.

A todo esto agrega que sumando el mal desempeño que tuvo la economía en la segunda mitad del año 2018, y las dificultades fiscales que no se resuelven con la Ley de Financiamiento, no exponen un buen panorama para el mejoramiento de este sector; además de las dificultades en el agro y los estancamientos en sectores como el de construcción que quedan dependiendo del inicio de obras públicas 4G en Bogotá, ”financiadas con los dineros de la venta de Isagén y canalizados por la Financiera de Desarrollo Nacional, entidad controlada por el Grupo Aval y el Centro Democrático”, concluye Acosta. Fuente consultada: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?