Carta de un periodista exiliado para las Fuerzas Armadas de Colombia | Juan Mario Sánchez Cuervo

Por: Juan Mario Sánchez Cuervo

Soldados, nuestra patria atraviesa oscuros e inciertos momentos. Sin embargo, esta coyuntura también puede transformarse en una gran oportunidad si superamos la prueba. En este contexto, como humilde ciudadano acudo a una interpelación respetuosa: ¿las fuerzas del orden de nuestra amada patria van estar a la altura de este momento histórico? La patria es el pueblo y el pueblo somos todos. Si ustedes se dejan seducir por el dinero, la corrupción, la mentira y el crimen actuarán en contravía del noble y valeroso fin de tan patriótica institución.

Ustedes no fueron creadas para atacar al pueblo inerme, indefenso y vulnerable. La dignidad, la honra, la ética y la humanidad son los cimientos de las Fuerzas Armadas. Esa honra y dignidad han sido vulneradas cada vez que se han degradado con falsos positivos o dejado seducir por el dinero sucio y fácil. Un soldado debe ser valiente y digno, y a la vez muy espiritual y humano ante el oponente levantado en armas que amenaza la institución y las instituciones. Pero no puede ni debe combatir, o siquiera violentar de alguna forma al civil, al campesino, al ciudadano que marcha o protesta legal y pacíficamente, acudiendo, entre otras cosas, a un derecho constitucional.

Dios, la democracia, los principios del honor y la moral los invitan a que estén a la altura de las circunstancias. Así que no es coherente que ustedes actúen conforme a una falacia orquestada por un personaje que inyectó el veneno del odio en todos los sectores y estratos de nuestra sociedad. Exigir equidad, justicia, democracia verdadera, respeto a la dignidad humana no es un delito, es una virtud. No es posible que ustedes caigan en la trampa de tragarse esa infamia pregonada sutilmente por Uribe y sus secuaces. Ellos sugieren con sutil astucia que quienes no compartan sus ideas son terroristas.

Ese mensaje malintencionado está en las raíces de crímenes y matanzas. Hoy aproximadamente el 80% del pueblo colombiano no quiere saber más de esa ideología odiosa. Estudiantes, padres de familia, trabajadores, jóvenes y viejos, artistas, etc. La mayoría queremos la oportunidad del cambio, cuyo primer paso es la reconciliación surgida de la tolerancia y el respeto a la vida.

Exigir la implementación de los Acuerdos de Paz avalados por la Comunidad Europea, por la ONU y la Comunidad Internacional no puede ser considerado un delito. Todo lo contrario, la paz es un derecho fundamental y constitucional. Con la paz ganamos todos, incluso ustedes y sus esposas, padres e hijos.

Es la hora del perdón y la reconciliación, pero también la hora de la justicia y la verdad. Dios lo quiere, el pueblo lo exige, la situación regional y mundial lo reclama. Tiene que haber una salida en medio de esta noche oscura de la patria. Creo que la concertación, la escucha, la empatía, y la negociación y la flexibilidad son las únicas alternativas en un tira y afloje entre odios, extremos, deseos de venganza.

Soldados, para que sigan contando con la protección Divina, y con el amparo de Nuestra Señora, dado que las Fuerzas Armadas están consagradas a ella, no se dejen tentar ni seducir por lo corrupto. La democracia, el pueblo colombiano y Dios se lo reconocerá. Bendiciones.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Podcast del Indignado
Twitter
Recibe toda la información por correo

Ingrese su dirección de correo electrónico para suscribirse al portal y recibir notificaciones de nuevas publicaciones en su bandeja de entrada.