Centro Democrático propondrá en el Congreso limitar libertad de cátedra en colegios

Con argumentos expuestos por el representante a la Cámara, Edward Rodríguez, se pretende llevar al Congreso una iniciativa con la que se busca ejercer una regulación sobre la docencia en el país, limitando la libertad de las cátedras para evitar que estos divulguen ideologías políticas a los estudiantes.

Según explicó Rodríguez, la intención es establecer sanciones para los profesores que promuevan ideas de política o realicen proselitismo en las aulas, para así evitar que los niños y adolescentes del país sean “politizados”.

Este proyecto de ley que está en proceso de elaboración desde la oficina del uribista, crearía figuras legales para que los docentes del país puedan ser denunciados por “constreñir o tratar de involucrar a sus estudiantes en algún tipo de ideología política o por desarrollar proselitismo en las aulas de clase”.

Los tentativos castigos que estarían pensando los uribistas para anexar al proyecto, irían desde multas hasta sanciones contra el docente que incumpla estos lineamientos propuestos.

“La difusión de ideas políticas en las aulas de clases podrían constituir una violación de los derechos de los niños a escoger su propia ideología e incluso limita el libre desarrollo de la personalidad”, dice Rodríguez.

De acuerdo a lo indicado por El Espectador, Edward se refirió con gran preocupación a la supuesta posición que toman los docentes del país con los estudiantes, a quienes, según él, se les obliga a asumir ideologías.

“No se puede seguir tolerando en el país que algunos docentes, valiéndose de su posición dominante, se valgan de castigos físicos, maltrato psicológico y se presten para obligar al estudiantado a asumir sus ideologías, a través de coacciones como las de afectar sus calificaciones”, indicó el congresista.

En ese sentido, dijo que el objetivo de este proyecto es que no se puedan difundir ideas “ni de izquierda ni de derecha entre los estudiantes”, ya que “muchos profesores exhortan a los niños a que asistan a marchas o los condicionan con notas para que tomen partido en situaciones politizadas”.

Explicó además que el tema de la libertad de cátedra sólo es para universitarios y que esta no existe para los colegios. ”Un maestro no puede decir lo que sea”, agregó.

La polémica propuesta va en continuidad con las constantes confrontaciones que ha tenido el uribismo con Fecode, a quienes han acusado en múltiples ocasiones de “adoctrinar” a los jóvenes y niños del país.

Irónicamente, durante los días de discusión del uribismo sobre el supuesto adoctrinamiento a los jóvenes, surgió una polémica por un libro escolar en el que se exponía la política de la seguridad democrática del gobierno de Álvaro Uribe como un modelo exitoso en el país. Fuente consultada: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?