Colombia es un riesgo para los esfuerzos internacionales de restaurar la democracia en Venezuela

El gobierno de Colombia es un obstáculo en los esfuerzos internacionales para restaurar la democracia en Venezuela de manera rápida y pacífica. Esta restauración de la democracia es una cuestión de extrema urgencia; se estima que 4 millones de venezolanos han abandonado su país desde 2015, mientras que millones están atrapados en lo que se considera un desastre humanitario de proporciones épicas.

La gran mayoría de los gobiernos democráticos en las Américas y Europa están de acuerdo en que la única forma de salir de la crisis multidimensional de Venezuela es una transición pacífica del poder a través de elecciones democráticas.

En lo que la gran mayoría de las naciones también está de acuerdo es que la única forma de hacerlo es a través de negociaciones y presiones diplomáticas, y que el fin no justifica todos los medios.

Si utilizamos medios radicales como el empleo de grupos armados ilegales o un conflicto armado internacional, Venezuela solo estará más lejos de restaurar la democracia y una guerra de guerrillas transnacional como la de Irak y Siria es un escenario probable. El gobierno colombiano no parece entender o reconocerlo. Debido a esto, el país ha estado en guerra consigo mismo durante más de medio siglo.

La evidencia reciente de que Bogotá está trabajando nuevamente con los narcotraficantes para avanzar en su agenda política debilita la legitimidad de la oposición democrática de Venezuela, ha fortalecido la posición de Maduro y ha aumentado las posibilidades de un conflicto internacional.

El gobierno de los Estados Unidos y el resto de la comunidad internacional sería prudente al degradar a Duque y dejarle claro que no todo significa justificar el fin y que carece de toda autoridad moral.

No podemos permitirnos un conflicto armado internacional en el que múltiples grupos armados ilegales puedan extender este conflicto durante décadas. Destruiría aún más tanto a Colombia como a Venezuela y no sirve a la democracia en ninguno de los países.

A muchos de nosotros nos gustaría ver a Maduro irse, pero esto no va a suceder. Restaurar la democracia es un proceso largo que requiere paciencia e inteligencia.

El fallido golpe de estado respaldado por Estados Unidos para derrocar a Chávez en 2002, y los intentos fallidos de Guaidó de respaldar a Estados Unidos para derrocar a Maduro demuestran que un comportamiento imprudente solo empeorará la situación.

Hay muchos adultos activos en la política internacional, muchas personas que podrán asegurar la restauración de la democracia en Venezuela y el fin de su crisis humanitaria. El presidente de Colombia no es uno de ellos. Duque es un riesgo y los lazos del estado colombiano con grupos armados ilegales solo están desestabilizando la situación.

Depende de aquellos que quieran ayudar a Venezuela a eliminar obstáculos como Duque y proceder a ayudar a nuestros vecinos a través del difícil proceso de superar sus crisis y restaurar su democracia.

 

Espacio de opinión

Artículo original: Colombia is a liability for international efforts to restore democracy in Venezuela

AUTOR
Adriaan Alsema
Periodista y “Enfant-terrible-en-jefe” de Colombia Reports
@adriaanalsema

Traducción por: Juan Martín Caballero

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?