Colombia expulsó a dos diplomáticos rusos que estaban haciendo supuesto “espionaje” en el país, según Semana

Actualización: la Cancillería se pronunció al respecto y no confirmaron que se tratara de un presunto hecho de espionaje. Igualmente, el presidente Iván Duque dijo en NTN24 que estas personas “actuaron contra la Convención de Viena”.

“El propósito de Colombia es mantener el buen nivel que tradicionalmente han marcado las relaciones diplomáticas, comerciales y de cooperación con la Federación Rusa”, precisó Claudia Blum.

Según indicó la revista Semana, Colombia expulsó el 8 de diciembre del 2020 a dos diplomáticos rusos que llegaron a través de la embajada de su país en nuestro territorio y estarían realizando presuntas labores de “espionaje”, algo que no confirmó la Cancillería en un comunicado de hace algunas horas.

Dicho medio explicó que la Cancillería citó al embajador de Rusia en Colombia, Serguey Koshkin, el 7 de diciembre para solicitarle de manera verbal que sus dos funcionarios salieran del país y le dieron un plazo de 24 horas, de acuerdo a los protocolos diplomáticos.

Aparentemente, Koshkin no pidió muchas explicaciones y procedió desde su sede diplomática a darle las órdenes a los ciudadanos rusos. Al día siguiente salieron del país junto con sus familias como quedó registrado en las cámaras de seguridad del aeropuerto El Dorado.

Desde Rusia, de acuerdo a Semana, también expulsaron a dos diplomáticos colombianos que se encontraban en la embajada de Colombia en ese país.

Los diplomáticos eran Aleksandr Nikolayevich Belousov y Aleksandr Paristov, integrantes del Servicio de Inteligencia Militar y del SVR de Rusia, respectivamente, dice Semana. El primero se encontraba en Colombia desde el 1 de noviembre del 2017 y el segundo desde el 17 de enero del 2019.

Los dos hombres fueron seguidos, según la revista, por la Dirección Nacional de Inteligencia, adscrita a la Presidencia de la República, durante 2 años, y lograron determinar que sus labores se basaban en recopilar información de la infraestructura y tecnología energética del país, y de la inteligencia militar. Asimismo, se supo que le entregaban grandes sumas de dinero a fuentes humanas para obtener dicha información y hacían inteligencia de campo.

Aleksandr y Aleksandr aparentaban tener una vida de diplomáticos normal, aunque tenían varios vehículos con los cuales realizan desplazamientos extraños y por los lugares en Bogotá más curiosos.

BluRadio dio a conocer que también contrataban a personas que manejaran drones para conseguir imágenes aéreas de la infraestructura petrolera y eléctrica.

En ese sentido, el Gobierno le exigió al embajador ruso el retiro de los “espías” porque sino perderían la inmunidad diplomática y enfrentarían cargos con la justicia colombiana por espionaje. Fuente: Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Etiquetas: