Con trabajo buscaría reducir su pena Rafael Uribe Noguera, el asesino de Yuliana Samboní

El repudiado Rafael Uribe Noguera que actualmente paga una condena de 58 años de prisión por uno de los casos de abuso sexual y feminicidio más escandalosos que ha tenido el país, ahora dedica sus días a utilizar sus conocimientos como arquitecto para intentar obtener una rebaja en su condena.

Recordemos que Uribe es el asesino de la pequeña Yuliana Samboní, de siete años de edad; un alarmante crimen que paralizó a toda Colombia y provocó incluso movilizaciones para que al hombre de 38 años se le diera la pena más alta posible.

El proceso fue rápido y efectivo, y llevó a que el sentenciado tuviera que comenzar a purgar su pena en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar, conocida como la ‘Tramacúa’, donde ya lleva dos años encerrado.

Según El Tiempo, Noguera se dedica a hacer planos y maquetas, lo que aparentemente funciona dentro de los planes otorgados a los presos del país para reducir sus tiempos de condena. De esta forma el feminicida junto a 2730 internos más que acuden a prácticas laborales o académicas para obtener beneficios, estaría concretando actividades por encargo.

Cabe destacar que en Colombia las personas procesadas por delitos contra menores de edad no pueden acogerse a ningún beneficio por colaboración con las autoridades ni a través de preacuerdos, pero la propia Corte Constitucional ha dejado abierta la posibilidad que estos puedan acceder a ciertas rebajas pagadas con trabajo o estudio.

Es así como personas como el propio Uribe y Luis Alfredo Garavito, uno de los mayores abusadores sexuales del mundo, pasan sus días entregados a sus labores.

Según confirmó el diario capitalino, el propio Garavito gasta su tiempo tejiendo artesanías con las que tiene una “especie de tienda móvil” que funciona dentro de la cárcel. Fuente consultada: ElTiempo.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?