Congresistas de EE.UU piden a gobierno de Biden suspender ayuda directa a Policía de Colombia

Un total de 55 congresistas estadounidenses firmaron una carta enviada a Antony John Blinken, secretario de Estado de los Estados Unidos, para suspender el apoyo directo de ese país a las Fuerzas Armadas de Colombia. La intención de los legisladores es presionar a las fuerzas de orden colombianas para que asuman su responsabilidad judicial sobre los casos de abuso y brutalidad policial registrados en las últimas dos semanas, en el marco del paro nacional.

Además, le solicitaron al presidente Joe Biden hacer un pronunciamiento público solicitando a la Policía Nacional de Colombia y al Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) para que pongan punto final al “uso indebido de la fuerza”.

“Pedimos que el Departamento de Estado y otras agencias estadounidenses relevantes confirmen que la Esmad no recibe cooperación de seguridad, sea directa o indirecta (o sea, cooperación estadounidense a la Policía Nacional o el Ministerio de Defensa, etcétera, que sea compartido con Esmad). Además, solicitamos al Departamento de Estado que urge a la justicia ordinaria a que responsabilice al personal de Esmad involucrado en casos graves de abuso”, indica la misiva.

De igual modo, los parlamentarios sugirieron la suspensión de venta de armas y equipos antidisturbios hasta que no haya una corrección en el uso de la fuerza. “Las licencias de Ventas Militares en el Extranjero y Ventas Comerciales Directas deben suspenderse ahora mismo para evitar contribuir indirectamente a un mayor abuso y escalada”, apuntan.

El congresista demócrata Jim McGovern hizo pública la carta en su cuenta de Twitter.

En el documento también se rechazan acciones como la militarización de las ciudades y el hostigamiento contra periodistas y defensores de los derechos humanos.

De igual modo, instaron al presidente Joe Biden a rechazar la narrativa que ha hecho el Gobierno de Colombia sobre las marchas y protestas legítimas, pues consideran que eso estigmatiza y pone en riesgo la vida de los manifestantes.

“Tal retórica sirve como un pretexto peligroso para justificar una represión y una escalada de violencia aún más duras contra la población civil”, señala. 

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?