Contraloría alertó que contratistas del ICBF entregaron miles de ayudas a 15.000 muertos

La Contraloría General de la República reveló un presunto hecho de corrupción que al parecer rodea a diferentes contratistas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, quienes aparentemente habrían repartido alrededor de 28.018 raciones alimentarias a más de 15.000 beneficiarios que, de acuerdo a la Registraduría, aparecen como fallecidos.

En ese sentido, la Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata logró identificar 69 alertas en la entrega de los alimentos que llevaron a cabo los contratistas. En el informe, además, se confirma que las ayudas entregadas de forma presuntamente irregular serían para población con supuesta necesidad por la pandemia.

“Los contratistas les entregaron ración de alimentos a menores de edad que en la misma base datos están reportados como muertos, pero que su documento estaría siendo suplantado por beneficiarios; y casos como el de una madre que recibió raciones por 172 hijos que tendría en un solo municipio”, fueron algunos de los hallazgos detallados en el informe.

Lo anterior fue realizado por medio del programa Canastas Nutricionales del ICBF, con el que al parecer lograron desviar alrededor de 2 mil millones de pesos, según las cuentas hechas por la Contraloría, que aclaró que cada ración cuesta por lo menos 80 mil pesos.

Como si fuera poco, se reveló que de las 28 mil raciones que debían ser entregadas como ayuda y terminaron en personas registradas como fallecidos, 4.548 eran para el departamento de la Guajira, uno de las zonas más afectadas por la pobreza en el país. Fuente: El Espectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Etiquetas: