Militar condenado por ‘falsos positivos’ es exesposo de ‘La Calladita’: Daniel Coronell

El periodista Daniel Coronell dedicó su columna de este domingo nuevamente la magistrada de la Corte Suprema de Justicia, María Cristina Lombana, a quien él mismo bautizó en su momento como ‘La Calladita’, por no haber plasmado en su hoja de vida que había laborado en algún momento con uno de los abogados del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

En esta ocasión el columnista nuevamente revela un dato de la togada que hasta ahora era desconocido tanto para el alto tribunal como para la opinión pública, y tiene que ver con el hecho que ella estuvo casada y fue defensora de un militar implicado en “crímenes de lesa humanidad, homicidios, torturas y falsos positivos”.

Se trata del coronel William Roberto del Valle quien hasta el momento es uno de los oficiales con mayor rango que han sido condenados por casos de ‘falsos positivos’. El proceso en su contra estuvo motivado en el asesinato del sindicalista Gerardo Liévano García en el año 1993; el hombre y dos personas más fueron torturados por tenerse la sospecha que militaban en una guerrilla. Por este caso el militar fue enviado 25 años a la cárcel.

Según cuenta el Periodista, de todos estos hechos la actual magistrada Lombana tenía conocimiento incluso desde antes de casarse con Del Valle, lo que queda en evidencia con los documentos de la unidad de derechos humanos de la Fiscalía, donde se revela que la mujer asistió al militar como su defensora de confianza en el año 2001. La pareja contrajo matrimonio un año más tarde, el 4 de marzo de 2002 y se separaron en diciembre de 2004.

Coronell señala como este no es el único hecho polémico que rodea al militar condenado, pues dentro del proceso existen presuntas pruebas de un plan para “obstruir a la justicia”, consistente en unas llamadas telefónicas interceptadas entre dos de los uniformados implicados en el caso, donde uno le da instrucciones al otro sobre qué debía declarar en las audiencias.

Al finalizar la columna el escritor destaca que la decisiones personales son respetables, pero estas deben ser advertidas cuando se adquieren cargos públicos, especialmente los jueces, lo que lo lleva a cuestionar por qué la Corte Suprema no tenía noticia de este vínculo de Lombana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?