“Decir que Arias es un perseguido político es una irresponsabilidad”: El Espectador

En su editorial de este domingo el diario El Espectador se refirió al caso del exministro Andrés Felipe Arias, quien a pesar que se encuentra condenado a 17 años de prisión por los hechos de corrupción con Agro Ingreso Seguro, desde el uribismo se han encargado de difundir la idea de que es un “perseguido político”, lo que el medio considera una irresponsabilidad.

El Espectador hace un llamado de atención tanto al Centro Democrático como al presidente Iván Duque, para que detengan la dialéctica inventada alrededor de Arias, pues con ella ponen en riesgo la legitimidad de la rama judicial.

“Decir que se trata de una persecución política contra una persona inocente es no reconocer las complejidades del caso y permitir que se cuestione todo el sistema del equilibrio de poderes”, explican en la editorial.

Con esto destacan que las decisiones tomadas por la Corte Suprema de Justicia, en específico en el caso del exministro, deben ser respetadas, e invitan al uribismo para que pare la deslegitimación que pretenden al decir que todo es una persecución fundada por Juan Manuel Santos con apoyo de varios funcionarios.

“Decir que todo se trató de una persecución motivada por la administración de Juan Manuel Santos es una irresponsabilidad contraevidente”, comenta el periódico.

Igualmente dejan claro que en el caso de Arias ya existe una sentencia condenatoria en firme, adiada por la más alta Corte que existe en Colombia, la cual tiene como sustento y base argumentos legítimos desarrollados con el procedimiento completo de la justicia colombiana.

Sobre algunos de los señalamientos que hacen los simpatizantes del uribismo de este caso, en el que aseguran que él no se ha robado ningún peso, le dan la razón, ya que precisamente su sentencia no es por haber robado dinero.

“Arias ha dicho en varias ocasiones que él no se robó un peso. Es cierto, la sentencia no se trata sobre eso. De hecho, en este espacio, en su caso y en otros, hemos discutido sobre cómo es muy problemático que el fracaso de una política pública sea considerado como un delito. Sin embargo, en este caso sí abundan las sospechas sobre los propósitos de haber descuidado la repartición de subsidios para favorecer una eventual candidatura a la Presidencia”, explican El Espectador.

El escrito culmina planteando una pregunta retórica con la que dejan en evidencia que no se puede desconocer a la justicia con los argumentos creados alrededor de Arias, pues tendría consecuencias para todo el sistema. Fuente consultada: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?