Denuncian que Bogotá se gastó más de $800 millones en pollo asado para el Esmad

Como un “detrimento” calificó el concejal Rubén Torrado, del Partido de la U, a la millonaria compra de la Alcaldía de Bogotá para alimentar con 121.907 medios pollos asados a agentes del Esmad en la capital de Colombia durante las protestas de septiembre de 2020. También fueron beneficiarios de la compra soldados de la Brigada XIII del Ejército Nacional.

Torrado denunció que la compra se efectuó bajo el contrato 164 de 2020. Aunque en principio el contrato y la inversión carecen de irregularidades, el concejal argumentó que la asignación presupuestal para el mencionado fin era de 5.033 millones de pesos, pero se hizo una adición de 2.516 millones de pesos para un gasto total de 7.549 millones de pesos, todo para ejecutar en 13 meses.

En su denuncia, Torrado especificó que otras opciones gastronómicas del contrato eran  tamales, hamburguesas de carne, sándwiches de jamón de cerdo, pechuga de pollo, jamón de pavo y sencillo, lechona, agua, almuerzo ejecutivo, mantecadas y empanadas. El sobrecosto estaría en el combo de cuatro presas de pollo por 24.526 pesos.

El combo, además, de las 4 presas de pollo de 390 gramos, incluía dos papas saladas de 75 gramos cada una o dos arepas de 75 gramos cada una. También venía una chocolatina de 12 gramos y una gaseosa en envase no retornable de 600 mililitros.

El concejal aseguró que el estudio de mercado elaborado por la Secretaría de Seguridad para la compra de estos alimentos fue “deficiente”.

“Es imposible creer que no se dieran cuenta que estaban pagando un medio pollo de casi 25 mil pesos”, dijo. Para argumentar su postura, añadió que ”me tomé el trabajo de utilizar el mismo mecanismo con varias cotizaciones a diferentes asaderos reconocidos en la ciudad. El cálculo que obtuve fue de 17.365 pesos por cada combo de medio pollo asado, muy inferior al cálculo mal hecho por la Secretaría de Seguridad que fue de 24.526 pesos0, señaló”.

Si se tiene en cuenta que la irregularidad del aumento es de 7.000 pesos por combo, el detrimento total sería de 871 millones de pesos, pues se habla de 121.907 combos.

”Solicito a los órganos de control que pongan sus ojos sobre este contrato. Es una vergüenza absoluta que no haya quién cuide los recursos de los bogotanos. Si eso pasa con la comida, si hay sobrecostos con combos de pollo asado, ¿cómo será con el resto de los bienes que adquiere la Secretaría? Motos, combustible, cámaras, radios, equipos de comunicación, etc.”, puntualizó.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Etiquetas: