Desalmados ladrones entraron a fundación de niños con cáncer a robar, en Bogotá

La fundación María José lleva alrededor de 15 años funcionando en la localidad de Barrios Unidos, en Bogotá, donde se han encargado de llevar esperanza y felicidad a los niños que se encuentran en la lucha contra la enfermedad de cáncer.

Los miembros de la fundación durante todo este tiempo se han esforzado con dedicación para siempre darle las mejores sorpresas y acciones a los niños que están bajo su protección; sin embargo, la desalmada decisión de unos ladrones les trajo un amargado momento la semana pasada, informó Noticias Uno.

Sucedió el día miércoles, según la nota hecha por dicho medio, cuando unos desconocidos ingresaron a las instalaciones de la fundación de manera violenta y totalmente desmedida para destrozar todo a su paso y robar los objetos de valor que encontraron.

“Apenas llego a la puerta de la reja de afuera lo primero que veo son esquirlas de vidrio en el piso, la oficina totalmente desorganizada; todo tirado, roto, en el piso. Veo vidrios por todas partes, sangre”, contó Jessica Guerrero, la psicóloga de la fundación, para Noticias Uno.

Esta deplorable escena trajo decepción e indignación para los miembros de la fundación que no se explican cómo existen personas tan desalmadas como para actuar de esta manera en un lugar que sólo intenta brindarle una esperanza de vida a los pequeños desfavorecidos.

Según cuentan para el medio, ya tenían conocimiento de que los hurtos en la zona habían tenido un aumento, pero no quisieron acudir a mejorar su sistema de seguridad porque les parecía absurdo que existiera alguien que fuera capaz de robar a unos niños que están luchando por sobrevivir y llevar plenitud en sus vidas.

Algunos de los objetos que se llevaron los ladrones fueron: 4 computadores portátiles, 6 celulares, un iPad, un Xbox, un Kinect, un taladro, entre otros.

Como si no les bastara su acción delictiva, los criminales también procedieron a destruir todo lo que encontraron de una manera bastante temerosa, pues la directora de la Fundación, Yipsel Bello, cuenta que encontró incluso las fotos de su bebé tiradas en el suelo, pisoteadas y hasta con sangre, lo que para ella fue un acto tenebroso y doloroso.

Ahora los miembros de la fundación están muy preocupados por la seguridad de sus niños porque, según cuentan, la vigilancia del lugar parece no ser tan efectiva ante la situación y existe incertidumbre en si están haciendo seguimiento a lo sucedido o no. Fuente consultada: Noticias Uno.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?