Duque asegura que no se siente derrotado por las objeciones y no fueron un desgaste

El hundimiento de las objeciones a la ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz para muchos ha sido considerado una fuerte derrota tanto para el gobierno de Iván Duque como para sus copartidarios en el Centro Democrático, aunque el mismo mandatario ve como todo lo contrario.

Así lo expresó durante el Encuentro con Empresarios de la Cámara de Comercio de Bogotá (CBB) tras haberse conocido la decisión de la Corte Constitucional que dio el último paso para que estas pretensiones presidenciales pudieran ser negadas, lo que, según dice, no significó ni una “derrota” ni “desgaste” porque los principios no pueden dejar de ser defendidos.

El Presidente reiteró que el fallo será acatado tal como lo ordena la Corte, pero dejó en claro que si en algún momento tuviera que presentar estas mismas observaciones, lo haría manteniendo su motivación en los principios que lo impulsaron en un comienzo.

“Cumplí con mi deber republicano, cumplí con el programa de Gobierno y, como lo dije ayer, acato el veredicto de la Corte, pero seguiré siempre defendiendo lo que creo debe ser el camino para que este país tenga una paz con legalidad y con justicia”, explicó.

Y es que, según él, estas objeciones buscaban destacar la importancia de las víctimas en el posconflicto, señalando que la verdadera derrota es para quien ignora sus principios para “acomodarse”.

“El derrotado es el que sacrifica los principios para acomodarse, el derrotado es el que claudica en sus convicciones por el aplauso transitorio. El derrotado es el que le tiene miedo a que las ideas se defiendan en democracia. Lo que reclamaba era que los victimarios tuvieran la primera línea de reparación a sus víctimas. Eso implica a que digan toda la verdad en relaciones con el narcotráfico, que entreguen sus bienes, sus verdaderos bienes, y no las cifras irrisorias que entregaron hace un año y medio”, explicó.

Cabe recordar que para la oposición este es un momento de celebración, después de tanta insistencia y ardua argumentación se “demostró” que las objeciones presentadas por el mandatario no deben tener lugar en lo que actualmente es la JEP y la implementación de los acuerdos de paz. Fuente consultada: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?