Duque daría grandes beneficios a empresarios en reforma y sobre esto poco se habla

Mucho se ha dicho de la Ley de Financiamiento, pero poco se ha hablado sobre las otras propuestas que integran el famoso proyecto en cuanto a los beneficios que recibirían las empresas de ser aprobada en el Congreso el próximo mes de diciembre, para ponerla en marcha desde el primero de enero de 2019.

Según ElTiempo y lo que propone el Gobierno representado por Alberto Carrasquilla, la Ley de Financiamiento plantea unos incentivos llamativos para el sector empresarial, pero de ellos se ha comentado mínimamente porque toda la polémica se la llevó el punto que proponía el aumento del IVA en los productos de la canasta familiar, tema que desde un comienzo no tuvo el apoyo en las bancadas, por esa razón el Ministro tuvo que sentarse a escuchar alternativas para recaudar los recursos públicos que le faltan al país.

Los analistas económicos del Banco de Bogotá, señalaron que la propuesta de reducción de impuestos de la renta para las empresas, es un buen camino para ‘buscar una mejor distribución de los recursos para el desarrollo empresarial del país’. Al parecer, la tarifa del impuesto de renta para el 2019 será de un 33%, lo mismo que se planteó en la reforma tributaria del año 2016.

Además, en la actual propuesta el Gobierno plantea una reducción adicional en la tasa hasta el 30% a partir del año gravable de 2022, según lo dio a conocer El Tiempo.

Asimismo, el medio resaltó otros beneficios que recibirían las empresas, entre ellos está: “la deducción del ciento por ciento del IVA pagado por la importación; formación, construcción o adquisición de activos fijos; disminución gradual de la tarifa de renta presuntiva de 3,5% a 3% en el próximo año, 1,5% para el 2022 y 0 en 2021; descuento del 50% del cobro de ICA contra el impuesto de renta desde el 2020, y por último, descuento similar del gravamen a los movimiento financieros (4xmil) contra el impuesto de renta desde 2019″, explicó ElTiempo.

Igualmente, beneficiaría a aquellos empresarios o empresas que inviertan en el sector agrícola. De ser así, estarían exentos del pago de impuestos de renta durante 10 años, y aquellos que inviertan en proyectos para la economía naranja estarían exentos por 5 años.

Adicionalmente aquellos megainversores y empresas que generen 50 empleos directos y nuevas inversiones de un mínimo de 1,7 millones de pesos dentro de un periodo de 5 años, tendrían también beneficios especiales como la reducción del impuesto de renta de 27%, depreciar los activos fijos para un periodo de 2 años; no estarían sujetos al impuesto de renta presuntiva, y para aquellos que realicen inversiones y sean empresas nacionales, no estarán sujetos al impuesto de dividendos y los proyectos no estarían afectados por el impuesto de patrimonio.

Si bien cierto, las propuestas para estimular la inversión en el país son atractivas, según expertos y líderes políticos, esto se traduce en que el colombiano promedio de la clase media y baja del país, tendrá que pagar altos impuestos para cubrir los beneficios al sector empresarial y a los megainversionistas

Es decir, de acuerdo a sus explicaciones, un campesino no podrá invertir en el sector agrícola porque no tiene tal cantidad de dinero para entrar al capital; en ese sentido, el inversionista que contribuya al sector será el mismo empresario que tiene un gran capital el que será exento y beneficiado de la disminución de algunos impuestos, mientras el campesino los pagaría todos para cultivar su producto y comercializarlo. Fuente consultada: ElTiempo.com.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.