Duque es responsable de nuevas chuzadas por entregar la seguridad al uribismo dice Ramiro Bejarano

A una semana de haberse conocido la investigación presentada por Semana en la que se denunció como desde las fuerzas armadas se habrían gestionado interceptaciones a periodistas, políticos y magistrados, siguen apareciendo respuestas y reacciones desde diferentes sectores, entre ellos el de varios periodistas que se han mostrado en oposición al actual gobierno, como el caso del abogado Ramiro Bejarano.

Bejarano, quien además es columnista del diario El Espectador, realizó un análisis sobre la información revelada sobre las nuevas chuzadas, haciendo un paralelo entre estas y las realizadas por el desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) durante la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, lanzando varias hipótesis sobre la forma en que podrían terminar las investigaciones en el nuevo escándalo.

Uno de los primeros detalles mencionados por el columnista fue como desde la llegada de Iván Duque a la presidencia de la república vino precedida de varios errores en la toma de decisiones a lo que se refiera a materia de inteligencia y seguridad nacional, al poner esa responsabilidad en su partido. “El primer error garrafal en que incurrió Duque al iniciar su periódo fue entregarle al uribismo – con semejantes antecedentes- la seguridad, la inteligencia y la fuerza pública”.

El columnista hace un recorderis de lo que significó en su momento el escándalo de las chuzadas en el gobierno Uribe, del 2002 al 2010, donde fueron realizadas interceptaciones contra periodistas, magistrados y líderes de oposición, hechos que terminaron con el cierre del DAS y con dos condenados: Jorge Noguera y María del Pilar Hurtado.

“El ADN del uribismo está en la retina colectiva y es el de que, cada vez que ha estado en el poder, se enreda en faenas indebidas contra la democracia (…) la operación Andrómeda, con la que se vigilaba a los voceros del proceso de paz de entonces y en la que estuvo involucrado un hacker contratista de la campaña de Óscar Iván Zuluaga”, relató Bejarano.

Basado en hechos ocurridos durante aquel gobierno, el abogado y columnista advierte cómo la postura mostrada por el Gobierno mientras que al tiempo Nicacio Martínez, implicado de orquestar las interceptaciones, anunció su defensa en contra de la investigación que lo vincula, son estrategias para que tan grave hecho termine convertido en un “bochinche mediático”, que al final terminará sin tomar la seriedad que el caso requiere.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Twitter
Noticias por e-mail

Ingrese su dirección de correo electrónico para suscribirse al portal y recibir notificaciones de nuevas publicaciones en su bandeja de entrada.