“Duque está preso de su partido; no tiene capital político y su carrera se la debe a Uribe”

En una columna publicada para el diario El País de España, el analista político y escritor Ariel Ávila se refirió a la situación por la que está pasando actualmente el gobierno de Iván Duque, por lo que analizó tres notables golpes que tuvo su gobierno durante el último mes.

Los tres momentos negativos a los que se refiere Ávila son: primero, el hundimiento definitivo que tuvieron las objeciones que presentó sobre la ley estatutaria de la JEP; segundo, la libertad y freno de extradición del exguerrillero Jesús Santrich por parte de la Corte Suprema de Justicia, y el tercer golpe según Ávila, fue la declaración del gerente general del Banco de la República sobre el estancamiento económico del país debido a la polarización política que actualmente se vive.

El columnista indica que el origen de la problemática alrededor del Gobierno es porque “el Presidente está preso de su partido político o de los sectores radicales del mismo”, generado en gran parte porque no tiene “capital político” y toda su carrera en ascenso a la presidencia se la debe al senador Álvaro Uribe Vélez, quien fue su impulso en las elecciones.

De acuerdo a Ariel, no existe persona que se declare duquista y en su partido se escuchan más críticas que personas apoyándolo. En ese sentido reitera que el mandatario es esclavo de decisiones externas a las propias, ya que no puede tomar una determinación sin antes consultarla con Uribe, y si en algún momento intentara alejarse de este comando y tratara de estar más al centro o centro derecha, no encontraría espacio para él.

“Desde el inicio se dijo que el presidente Duque o era un títere de Álvaro Uribe o iba a ser un traidor. Cualquiera de las opciones que tomara le iba a traer fuertes problemas”, explica Ávila en síntesis de la posición que tiene el Presidente, recordando además que su popularidad está cada vez más baja. Fuente consultada: ElPais de España.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?