El amarillismo como estrategia de campaña: “esta es la paz de Santos”

En unos hechos confusos y lamentables, 3 policías fueron asesinados vilmente en el Cauca, mientras el uribismo aprovechó el dolor ajeno para hacer campaña.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Al mejor estilo del fascismo, el uribismo nos mete miedo para después vendernos seguridad.

Tras lo ocurrido en el Cauca en donde en una emboscada fueron asesinados 3 policías en hechos que aún son materia de investigación sobre los verdaderos responsables que podrían ser miembros del ELN o de las disidencias de las FARC, –sin descartar los enemigos de la paz-. El uribismo, como ya es de costumbre, aprovecha el momento para hacer un despliegue masivo de sus campañas de miedo buscando ganar adeptos.

Publicar imágenes de policías y militares acribillados con un encabezado que diga ‘‘esta es la paz de Santos’’, es lo más bajo y ruin que pueden hacer quienes buscan deslegitimar el proceso de paz. ¿Acaso en el gobierno de la ‘‘seguridad democrática’’ no había ese tipo de masacres? ¡Claro que sí! Hubo peores, y a diario, pero estas no eran sólo masacres de policías y militares, sino también de campesinos, estudiantes, profesores, sindicalistas, etc., a quienes hacían pasar como ‘‘guerrilleros dados de baja en combate’’ para mostrarle al país que se estaba ganando la guerra.

Aquellos que hoy se indignan y publican ese tipo de imágenes, son los mismos que aplaudían esa mal llamada ‘‘seguridad democrática’’ mientras que el país era desangrado por las fuerzas estatales en alianza con el paramilitarismo, sin negar que la otra parte también hacía lo mismo.

Como colombianos, cansados de esta guerra absurda, repudiamos enérgicamente todo acto violento que atente contra la integridad de cualquier compatriota, venga de donde venga, como también rechazamos esas estrategias sucias a las que siempre ha recurrido el uribismo para sabotear el proceso de paz.

Quienes vivimos en carne propia las inclemencias de la guerra y que no queremos que estos hechos se repitan, hacemos un llamado a la sociedad colombiana a defender ahora más que nunca el proceso de paz que no es de Uribe ni de Santos, sino del pueblo colombiano. Qué las acciones de los violentos que hoy enlutan a nuestro país, no nos hagan retroceder en la esperanza de construir una nueva Colombia.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?