“El antiuribismo es una postura política válida, pero ha mutado en una religión”

A través de una columna de opinión para el diario El Tiempo, Thierry Ways se pronunció acerca del llamado ‘antiuribismo’ tomando como contexto las recientes polémicas en las que el expresidente Álvaro Uribe fue el centro de atención.

El objetivo de Ways con su columna es claramente denotar las falencias o malas costumbres del ‘antiuribismo’ tomando como punto de partida la supuesta mala interpretación que se le dio a su trino; sin embargo, este lo hizo citando el tuit equivocado de Uribe.

En ese sentido se refirió al mensaje de las “masacres y autoridad” por las que tanto criticaron al senador, pero citó justamente un trino que vino después del que causó polémica, lo que resulta un tanto confuso en su exposición.

“La autoridad serena, firme y con criterio social no produce masacres, estas son causadas por delincuentes que se aprovechan o se abrigan en las protestas”, fue el trino citado por el columnista, el cual según él, fue el centro de toda la polémica.

No obstante, recordamos que las palabras de Vélez que generaron el revuelo en redes vinieron antes que este, donde decía lo siguiente: “Si la autoridad, serena, firme y con criterio social implica una masacre es porque del otro lado hay violencia y terror más que protesta”.

Estos son los dos tuits con su orden de publicación, notándose que el primero que fue el objeto de la polémica surgió a las 7:15 a.m. del 7 de abril, y el siguiente fue a las 9:51 a.m. del mismo día.

Incluso en las respuestas del segundo trino se pueden ver reclamos por el primero.

A pesar de esto la columna se enfoca en las críticas asegurando que “los opositores de Uribe, leyendo malintencionadamente el trino, se tomaron las redes para denunciar que el senador estaba incitando a una masacre, o algo por el estilo” señalando además que “no solo participaron usuarios corrientes y los inevitables trolls, sino políticos, periodistas e ‘influenciadores’ reconocidos, personas suficientemente informadas e inteligentes para hacer una interpretación menos delirante del mensaje”, dice Ways para El Tiempo.

Es justamente esta situación la que causa confusión con la intención de la columna, sin emabrgo, Ways pretende abarcar varios puntos importantes con su opinión.

“El antiuribismo es una postura política válida, pero cada día es más evidente que ha mutado en otra cosa. Para los malquerientes del expresidente, el antiuribismo es un paradigma, un marco conceptual, una doctrina, una ideología. En otras palabras, un dogma. Y los dogmas son perversos porque liberan al portador de la obligación de pensar”, es uno de los puntos en la columna para El Tiempo.

Señala además cómo se ha generado una costumbre entre los antiuribistas de relacionar todo lo que perjudique la imagen del expresidente como algo “bueno” para ellos, y todo lo que le favorezca como algo “malo”.

Con todo esto Thierry expresa preocupación en que la mayoría de influencia mediática en el país sea antiuribista, según él, lo que menciona como un tema para analizar, pues a pesar que todos los personajes de la vida política, incluyendo a Uribe, estén sujetos a todas las críticas posibles, no hay que dejar perder las facultades de ser críticos ante la información misma.

“Deberíamos preocuparnos, pues, cuando los sumos sacerdotes de la vida intelectual renuncian con facilidad a sus facultades críticas con tal de promover una narrativa que les agrada”, concluye Ways. Fuente consultada: El Tiempo

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?