El Esmad sólo intervendrá como “última instancia” en Bogotá, ordena Claudia López

La llegada de Claudia López a la alcaldía de Bogotá empieza a mostrar los primeros cambios respecto a la anterior administración, hecho que empieza a generar confianza entre sus votantes y opositores más progresistas. Sumando a la decisión de desistir sobre la urbanización de la reserva Van Der Hammen, la mandataria local anunció una nueva estrategia para atender y controlar la protesta social en la capital del país.

“Solo cuando se presente un hecho extraordinario y como recurso de última instancia intervendrá el Esmad (…) no volverá a salir como primer recurso en una manifestación, solo cuando se agoten los mecanismos previos”, anunció la nueva alcaldesa, cumpliendo con su postura mostrada durante campaña respecto al uso de las fuerzas armadas contra la protesta social.

Esta nueva estrategia planteada por López, busca que en medio de agitaciones o de protestas multitudinarias, como las que se esperan para el próximo 21 de enero, sean controladas por parte de la Policía Metropolitana de la ciudad y no manejada directamente por el Escuadrón Móvil Antidisturbios.

López reveló varias estrategias que desde su alcaldía se están planeando para la contención y normal desarrollo de las futuras marchas que tengan lugar en la capital, afirmando que en primera línea de defensa harán presencia las Madres Gestoras de Paz, colectivo formado por madres de estudiantes universitarios; además seguirá activa la presencia de los gestores de paz.

Después de esa línea de defensa, entrará en operaciones los miembros de la policía que conforman la Fuerza Disponible con casco y escudo y luego en un caso hipotético de desorden público que no pueda ser controlado por las líneas de defensa planteadas sie entrarán en operación los efectivos del Esmad, aunque la alcaldesa fue clara en afirmar que los uniformados solo operarán en caso de que exista “violencia que atente contra la vida”.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?