El Espectador denunció que ESMAD arremetió contra su fotógrafo pese a estar identificado como prensa

El fotorreportero aseguró que estaba cubriendo las protestas en la localidad de Suba y, aunque se identificó como periodista de El Espectador, fue atacadø por uniformados que lo golpearøn a él y a su equipo de trabajo. Los hechos ocurrieron en la noche del pasado miércoles sobre las 8 p.m.

Durante la noche 36 del Paro Nacional, en la localidad de Suba, puntualmente en el barrio Alcaparros, se presentaron enfrentamientøs entre agentes del Esmad y algunos manifestantes. En dicho punto de la ciudad de Bogotá, el ambiente se tornó viølento y el fotorreportero se dedicó tomar imágenes de lo sucedido, en donde obtuvo secuencias de agentes del Esmad atacandø a gølpes a capturadøs.

Durante los enfrentamientøs, el fotorreportero de 28 años buscó refugio en un árbol. Justo en ese instante, se dio cuenta que el Escuadrón Móvil Antidisturbiøs realizó la avanzada hacia los manifestantes. Él mantuvo su posición, no obstante, uno de los uniformados se acercó y lo encaró de manera desafiante. Él se identificó como prensa, portando carnet, chaleco del medio, casco con la palabra ‘prensa’ de lado a lado, mascarillas antigases y chaleco antibalas que lo identificaban plenamente como reportero.

Aparentemente de manera verbal y høstil fue obligado a tumbarse al piso en donde posteriormente fue agredidø:

“En ese momento empiezan a rodearme, aproximadamente siete u ocho agentes. Yo sentí que me cogieron de la espalda, como de la chaqueta, y mientras tanto otro me pone el pie entre las piernas para hacerme un tipo de zancadilla. Ahí me caigo con todo lo que tenía puesto. En el piso me empiezan a gølpear, no tengo claro si era patadas o bølillazos, todo fue muy rápido. Yo me levanto rápido y empiezo a dar pasos hacia atrás y les repito que soy de prensa. Ahí me dicen ‘prensa de qué’ en sentido como ‘usted no es nadie’, mejor dicho”.

El fotorreportero indicó que se levantó rápidamente y retrocedió del lugar, recalcando insistentemente que era prensa de El Espectador. “Ellos siguieron insultándøme y el primero que me encara, vuelve otra vez y le da gølpes al lente de mi cámara con el bolillo, yo me corro para que no siga gølpeándola. En ese momento me insultªn entre todos y pasa uno y me dice al oído ‘¿Si ve? ¿Para qué se cae solo?’”, relató.

Finalmente, logró alejarse del sitio, no sin antes tomar fotografías en donde, según él, se logra identificar el número de los agentes que lo agredierøn. El fotorreportero de El Espectador declaró que ya fue contactado por una abogada de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno y por el secretario Luis Ernesto Gómez. La Policía de Bogotá le dijo al diario que la denuncia por lo ocurrido puede hacerse en cualquier estación para poder tener mas claridad sobre los hechos ocurridos.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?