El Espectador dice que Presidencia le dio una cachetada a los colombianos por contratos

En su editorial de este 8 de mayo, El Espectador tituló con una fuerte frase dirigida a la Presidencia de la República y explicaron que los contratos que se conocieron en las últimas semanas son una cachetada para los colombianos.

En ese sentido, para el medio es una “incoherencia” que desde el Gobierno se le hable al país de “austeridad y sacrificios” durante la emergencia, mientras no hacen el esfuerzo para detener contratos como el de las camionetas blindadas o el del posicionamiento de la imagen de Iván Duque.

“Es una cachetada a los colombianos y una incoherencia con la buena gestión que se ha intentado hacer desde la Casa de Nariño en esta pandemia”, indicaron.

Por eso traen a colación los 20 vehículos destinados a la seguridad de Presidencia por $9.641 millones y el de $3.350 millones para mejorar la imagen del Jefe de Estado en redes sociales, lo que equivale a más o menos $13.000 millones que gastarán innecesariamente en plena crisis.

Explican que personas como Diego Molano, director del Departamento Administrativo de Presidencia, salieron a defender los contratos; por ejemplo, con las camionetas dijo que eran necesarias porque ya cumplieron su tiempo de uso recomendado y el proceso inició hace año y medio. Hassan Nassar también dijo que esto no era algo nuevo, según el diario.

Para El Espectador, en estos tiempos las “excusas comunes ya no funcionan”. Y aprovecharon para lanzar un sablazo al Presidente en forma de pregunta, diciéndole que cómo es posible que mientras en las alocuciones él invita a los ciudadanos y empresas a apretarse el cinturón, desde la Casa de Nariño “envían mensajes dañinos a la sociedad”.

“Habla la Casa de Nariño de despilfarro en las regiones, pero cuando ocurre allí no había manera de evitar los gastos innecesarios. Es un doble rasero que afecta la imagen”, aseguraron.

Finalizan con que posiblemente los 13 mil millones de pesos no son un monto que solucione lo que está pasando, pero todo cuenta.

“Mientras hay hospitales con personal de salud en huelga, trapos rojos en las casas de personas con hambre, empresas quebrando y personas con temor por la incertidumbre, las decisiones que se toman en la Casa de Nariño tienen que ser coherentes”, sentencian.

Si lo anterior no se hace, de acuerdo al medio, desde la Presidencia estarían cacheteando a los colombianos. Fuente: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?