El Gobierno se ufanaba de no sobornar al Congreso y hasta en eso miente: Bejarano

En su más reciente columna de opinión para El Espectador, el abogado Ramiro Bejarano se despachó en contra del Gobierno recordando que se hablaba de transparencia desde la llegada al poder de Iván Duque, pero eso se convirtió supuestamente en una mentira, por lo que hace referencia a la presunta repartición de sobornos en diferentes escenarios.

Bejarano señala que aunque lo intenten ocultar, el nombramiento de una persona cercana de una de las senadoras que se retiró del recinto al momento de votar las objeciones a la JEP, deja en evidencia el tema de supuestos sobornos en el Congreso, dice el columnista.

Sumado a esto, otra de las congresistas que tomó esta misma actitud también tendría aparentes intereses para respaldar la aspiración a la alcaldía de su esposo, para lo cual requiere el impulso de la familia Char, que son justamente aliados del actual Gobierno.

En ese sentido el abogado lanza una fuerte crítica contra la actitud tomada por la bancada del Gobierno, a quienes señala de haber intentado convocar acuerdos una vez se vieron perdidos.

“¡Qué farsa! Es la primera vez que el presidente eterno y los suyos están dispuestos a hablar con sus contradictores, no pensando en la nación, ni en la reconciliación, sino en sus sórdidos cálculos políticos y judiciales”, expresa Bejarano para El Espectador.

De ahí menciona que el dichoso acuerdo sólo consistía en que la bancada de oposición y demás que no simpatizaron con las objeciones de la JEP, renunciaran a su victoria y dejaran aprobar dos de las objeciones, lo cual fue evidentemente rechazado.

La columna igualmente indica que la intención con las objeciones de Duque parece ser un intento para “silenciar a quienes se están sometiendo a cambio de contar la verdad, para que nadie hable como cuando extraditaron a los paramilitares en las épocas de la Seguridad Democrática”.

Ramiro menciona al presidente del Senado, Ernesto Macías, quien con “mañas dilató la votación”, supuestamente, en defensa de las intenciones del Gobierno que en ese momento estaban “intentado comprar las consciencias de algunos de los congresistas”, asegura el abogado en su escrito. Fuente consultada: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?