“El párkinson es un señor al que saco a bailar”: la conmovedora enseñanza de Mockus

El senador Antanas Mockus, quien recientemente se convirtió en viral por la ingeniosa respuesta que formuló contra las personas que se burlaron de él por su enfermedad de párkinson, ofreció una entrevista para la revista Semana donde aclaró el sentido de sus respuestas a las burlas y dejó algunas de las enseñanzas que aplica en su vida y en la política.

Todo comenzó por la aparición de Mockus en el video réplica de la oposición a las objeciones presentadas por Duque a la ley estatutaria de la JEP. Allí la enfermedad que lo aqueja se hizo notable, dando lugar a algunas personas a burlarse.

Su respuesta, que fue contundente y viral, consistió en un video de él sosteniendo un “perrito de taxi” que movía la cabeza de forma similar a él.

Sobre lo sucedido el profesor comenta que al enterarse de los comentarios negativos en su contra, le provocaron un “sentimiento jarto”, llevándolo a pensar que tenía dos opciones: una, que le molestara la situación; y dos, “utilizar para fines más nobles” la figura del perrito con el que varios lo compararon por los movimientos generados por su enfermedad.

“Decir cosas con palabras es una opción, decir cosas con pequeños trayectos de acción es otra. Esto se volvió denso en significados”, es una de las enseñanzas que saca de toda esta situación el senador, el cual asegura que la enfermedad que lo aqueja le ha ayudado a combinar un fuerte pesimismo con un gran optimismo.

“El párkinson es un señor al que saco a bailar”, expresó Mockus como metáfora de su enfermedad, por lo que explicó que algunas acciones “raras” que ha realizado han sido para llamar la atención y lograr que la gente mire lo que no está a su vista normalmente.

“A finales del siglo XXI, la atención que preste la gente será el bien más valioso”, dice el profesor en Semana.

Habló sobre el tema de la confianza, algo que una vez estuvo aplicando de forma pedagógica en una sesión del Senado acompañado del expresidente Uribe. Indicó que la desconfianza es “una enfermedad peor que el párkinson”, por lo que invita al entendimiento y a que nos “apiadémonos un poco unos de otros”, dejando así todo un repertorio de aprendizaje de una acción tan curiosa como responder a las burlas acompañado de su “perrito de taxi”. Fuente consultada: revista Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?