El Paro Nacional no frenó actividades laborales de los colombianos tanto como se cree

El inconformismo con el desempeño del presidente Iván Duque fue el factor general que sirvió como motivación para dar inicio al Paro Nacional el pasado 21 de noviembre, el cual se ha extendido de forma indefinida a raíz de la negativa del Gobierno de presentar prontas soluciones a las problemáticas expuestas por el Comité de Paro y cada uno de los sectores participantes.

Aunque las movilizaciones adelantadas en el marco del Paro generaron trastornos en algunas ciudades del país, uno de los principales argumentos de los detractores se resumió en la compartida frase “yo no paro, yo produzco”, con la cual se sugiría que aquella persona que participaba de cada convocatoria de movilización dejaba de trabajar.

De igual manera, surgió el decir que los colombianos que se unieron al Paro dejaron a un lado el realizar otras actividades como asistir al cine, visitar al médico, ir a conciertos, entre otras. Sin embargo, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) hizo pública información que explicaría que lo anterior no se dio a raíz de que los trabajadores dejaran a un lado sus labores, sino que al contrario, se dieron a la tarea de responder a sus obligaciones a pesar de las marchas y los trastornos de movilidad.

Según informó Blu Radio, el Dane estimó que durante el tiempo que se ha extendido el paro solo se trabajó media hora menos, de igual modo, la misma casa radial dio conocer que se “trabajar 42.4 horas semanales, en noviembre de 2018, a 41.9 horas en el mismo mes de este año”.

Es necesario aclarar que cada ciudad experimentó el paro de manera distinta, en el caso de la capital del país, las jornadas laborales llegaron a reducirse hasta en 96 minutos semanales, al igual que la ciudad de Pasto. Asimismo, según la emisora, en Villavicencio la jornada laboral tuvo una reducción de 86 minutos y en Cali una de 76 minutos.

Sin embargo, eso no significa que el Paro Nacional no dejara grandes pérdidas económicas en distintos sectores, aunque esto obedece a otro tipo de factores como el vandalismo.

A manera de conclusión, de las cifras arrojadas por el Dane se entendió que entre la población que salió a las calles predominó gran número de estudiantes, quienes no afectan los números de las estadísticas del mercado laboral, así como colombianos desempleados, cuyas necesidades justamente fueron la motivación para adherirse a las protestas.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?