Ernesto Macías se salvó de la muerte política por intentar rescatar objeciones a la JEP

Por decisión del Consejo de Estado, el senador y expresidente del Senado, Ernesto Macías, se ha librado de las denuncias en su contra que podían haber terminado en su ‘muerte política’, luego de determinar que no existía suficiente evidencia para determinar si el senador dilató o no un debate por intereses personales.

Se trata del episodio en el que Macías interpuso una acción de tutela luego de que en la Cámara de Representantes se votó de manera avasallante en contra a las objeciones a la JEP, presentadas por el presidente Iván Duque. De aquella votación que arrojó un total de 110 votos en contra de las objeciones, comenzó una serie de disputas entre Macías y otros miembros del Congreso, que gracias a la última decisión tomada por el Consejo de Estado da como ganador al senador Macías.

En aquel entonces, y de manera accidentada, se debatía las seis objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la JEP; ante el sonado resultado conseguido en Cámara y que daba muestras de la poca gobernabilidad con la que ha lidiado el presidente Duque desde que comenzó su mandato, el senador Macías decidió radicar una tutela con la intención de tumbar la votación y poder salvar las objeciones presentadas por el jefe de Estado.

La ‘jugada’ hecha por Macías, fue motivo de gran discusión y de enormes críticas hacia su figura de presidente del Senado en aquel entonces, dando en primer lugar un comunicado hecho por la Judicatura en la que declaraba improcedente la tutela presentada, lo cual terminó abriendo la posibilidad de que el senador perdiera su investidura.

Uno de los primeros en rechazar dicha tutela fue el senador Roy Barreras, quien recusó el mecanismo argumentando que Macías estaría realizando acciones bajo un conflicto de interés y con la clara intención de dilatar un debate que daría como perjudicado al mandatario y a su propia bancada.

Sin embargo, y habiendo transcurrido varios meses desde que comenzó aquella disputa, el Consejo de Estado determinó la falta de pruebas que existían en contra del senador uribista y que las peticiones realizadas por el demandante eran insuficientes para declarar una ‘muerte política’.

“No se observa que interés directo y actual pudo tener el convocado en la decisión de la reapertura de un impedimento de otro senador, o la relación de causalidad con la tutela interpuesta o que en la misma tuviera un interés personal”, dicta el fallo del Consejo de Estado.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?