Exesposa de testigo contra Uribe logró que la Corte la mantuviera como víctima en caso de presunto soborno

Este viernes surtió efecto la tutela que radicó Miguel Ángel del Río Malo, apoderado de Deyanira Gómez, para que la Corte Suprema le devolviera su condición de víctima en el caso que se adelanta contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez por presunta manipulación de testigos.

El recurso interpuesto por el litigante llegó a la Sala Penal de la Corte luego de que el Tribunal Superior de Bogotá desconociera la calidad de víctima de Gómez, incluso cuando la juez 28 de Conocimiento le diera a la mujer dicho amparo.

Gómez es una pieza clave en el proceso que se adelanta contra el líder del Centro Democrático, pues se trata de la expareja sentimental de Juan Guillermo Monsalve, el testigo estelar que habría sido presionado por el abogado Diego Cadena para que se retractara de unas declaraciones que vinculaban a Uribe y a su hermano Santiago con la conformación del Bloque Metro de las A.U.C. en Antioquia.

Y es que la pelea de Gómez para mantener su condición de víctima se remonta a la audiencia en que la Fiscalía, por medio de una serie de argumentos, buscaba precluir la investigación contra Uribe. Tanto Deyanira Gómez como el periodista Gonzalo Guillén solicitaron ser reconocidos como víctimas, lo cual fue respondido positivamente por la juez, pues logró comprobarse por medio de evidencias que Gómez había sido víctima de amenazas y hostigamientos a nivel personal y laboral que la llevaron a exiliarse en otro país.

Y es que la Corte Suprema dejó claro que “la interpretación efectuada por la autoridad accionada (Tribunal) de las normas que facultan la intervención de la víctima en el proceso penal, resulta contraria a los fines constitucionales que propenden por su protección, a la jurisprudencia elaborada sobre el particular y al imperativo de obrar en perspectiva de género según corresponde a los jueces, fiscales y demás funcionarios de la administración de justicia”.

El alto tribunal estudiará los registros telefónicos en que se evidencia cómo se ejerció una persecución contra Gómez para establecer su identidad. Su defensa asegura que los hostigamientos llegaron al punto de hacerle perder su empleo en Coomeva, entidad en la que laboraba como médica.

Y es que la Corte resaltó que la persecución contra Gómez fue de tal calibre que hubo que solicitarle protección a través de la Unidad Nacional de Protección (UNP).

“Todo ello, según se desprende de los elementos aportados, porque en las conversaciones telefónicas los agentes del ilícito advertían que la esposa de Monsalve representaba un obstáculo para lograr la retractación y era una mujer peligrosa”, añade. 

En redes sociales, el abogado Miguel Ángel del Río y el periodista Gonzalo Guillén celebraron la decisión.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?