Indígenas del Chocó afirman estar atrapados en medio de combates que llevan más de 3 días

La triste situación que se viven en las zonas más alejadas del país han terminado siendo ignoradas debido al aislamiento preventivo que se vive actualmente, sin embargo, la realidad de los territorios nos muestra que el crimen y las afectaciones a las comunidades vulnerables siguen siendo el pan de cada día, pese a que no tengan el foco mediático que se merece.

Ese es el caso de los indígenas Emberá de Bojayá, quienes afirman que, en plena cuarentena, los enfrentamientos entre Eln y Autodefensas Gaitanistas los ha obligado a no cumplir con el aislamiento obligatorio y salir a buscar refugio en la selva mientras cesa el fuego cruzado entre ambos grupos criminales.

Según la Federación de Asociaciones de Cabildos Indígenas del departamento (Fedeorewa) la comunidad indígena del resguardo Pichicora, denuncia que está confinada por enfrentamientos entre esos 2 grupos armados ilegales, por lo que requiere de manera pronta la intervención y la atención humanitaria por parte del Estado.

El Cabildo indígena afirmó que los enfrentamientos vienen presentándose desde el pasado viernes en horas de la noche, llegando a ser accionadas hasta 10 granadas de fragmentación que fueron detonadas dentro de la localidad Nueva Jerusalén, en la cual viven más de 37 familias.

La denuncia explica cómo los grupos ilegales han puesto como escudo humano en la línea de fuego cruzado a toda la población Emberá del sector, obligandolos a un confinamiento total o a terminar buscando refugio en la selva. Además, los Emberá afirman que estos grupos ilegales estarían prohibiendo a los nativos del lugar el poder movilizarse a otras ciudades o pueblos, e incluso sus botes fueron decomisados para evitar su salida.

Asimismo, la Federación pidió ayuda de los organismos humanitarios para que exijan el respeto a la vida en momentos críticos para las comunidades indígenas y afros del país en medio de la emergencia sanitaria causada por el Covid-19, donde además deben lidiar con los grupos violentos que no detienen sus operaciones.

“S.O.S. Esta es la cruda realidad que atraviesan los pueblos emberas del Chocó. Se resguardan de la pandemia, huyen de las balas y lanzan su voz de ayuda al mundo”, comentó Luis Kankui, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?