Iván Duque, mano dura contra las protestas pacíficas, permisivo con el terror guerrillero – Adriaan Alsema

Espacio de opinión

El partido gobernante de Colombia dejó claro por qué las fuerzas de seguridad permitieron que las guerrillas del ELN llevaran a cabo una ofensiva militar pero reprimieron las protestas pacíficas.

Ya me preguntaba por qué el presidente Iván Duque utilizó tácticas de contrainsurgencia para suprimir las protestas pacíficas en noviembre del año pasado, pero se fue a un “retiro espiritual” en medio del “paro armado” del ELN durante el fin de semana

Esto no tenía sentido para mí hasta que el senador Carlos Meisel, miembro del Centro Democrático de extrema derecha de Duque, exigió el lunes que el Estado aplique “los principios y banderas que inspiraron la Política de Seguridad Democrática — implementada en el gobierno de Álvaro Uribe — que devolvieron la tranquilidad y la paz”.

Estoy de acuerdo con el mimado-convertido-senador en llamar al Ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, y a los comandantes de las fuerzas armadas y del ejército nacional al congreso.

Sin embargo, Meisel puede tomar su Política de Seguridad Democrática y descartarla inmediatamente. Ejecutar civiles ya se denunció hace más de una década.

En cambio, quiero saber por qué tanto el comandante en jefe como el ministro de defensa abandonaron sus puestos durante una anunciada ofensiva militar de un grupo guerrillero cuyo propósito declarado es derrocar al Estado.

También quiero saber si se ordenó a las fuerzas de seguridad que se retiraran a sus cuarteles y estaciones de policía, permitiendo que el ELN atacara con éxito tres objetivos cruciales de infraestructura y aterrorizara a cientos de miles de colombianos.

Por lo que sé, el propósito de la llamada Doctrina Damasco del Ejército Nacional es proteger la seguridad nacional, no los intereses de los antiguos socios del Cartel de Medellín como las familias Uribe y Trujillo. Sin embargo, mi seguimiento tanto de las protestas de los civiles como de la ofensiva de la guerrilla me da la impresión de que las fuerzas de seguridad están haciendo lo último.

El hecho de que Meisel convocara un debate menos de 12 horas después de que el ELN causara estragos me da la impresión de que la intención desde el principio ha sido utilizar la campaña de terror de la guerrilla para justificar el regresar a un estado mafioso.

Lo que creo que debería ser debatido en el Congreso es porque personajes como Uribe y Trujillo no están usando la fuerza pública contra guerrilleros que amenazan la seguridad nacional, sino contra civiles respetuosos de la ley.

 

Artículo original: Why does Colombia permit guerrilla terror, but crack down on peaceful protests?

AUTOR
Adriaan Alsema
Periodista y “Enfant-terrible-en-jefe” de Colombia Reports
@adriaanalsema

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?