Joven caleño podría quedar parapléjico después de recibir un balazo durante las protestas

En delicado estado de salud se encuentra el caleño de 27 años Duván Villegas, quien participó en las marchas pacíficas que se desarrollaron desde el pasado jueves 21 de noviembre y fue herido de gravedad durante los enfrentamientos con la fuerza pública; el joven se encuentra internado en la Clínica Sebastián de Belalcázar de Cali, donde permanece bajo observación médica.

Los hechos se dieron durante la noche del pasado jueves, momento en que la Alcaldía de Cali decretó el toque de queda ante los disturbios presentados en varios puntos de la ciudad. Según el testimonio entregado por su familia, Villegas se disponía a llegar a su casa en donde vive con su esposa y sus dos hijos, pero llegando al sector de El Terminalito, un proyectil disparado por un miembro de la Policía lo habría alcanzado.

“El disparo le atravesó la columna, perjudicandole el hígado y un pulmón. Hasta el momento, los médicos dicen que a Duván en cualquier momento le puede dar un paro respiratorio”, comentó su esposa, Paola Zapata a un medio local.

Según el relato de varias personas que se encontraban cerca del lugar, al momento de realizarse el ataque, Villegas habría caído inmediatamente mientras las personas varios manifestantes gritaban “hirieron al parcero, hirieron al parcero”; luego, al momento en que este se desploma en el suelo fueron los mismos manifestantes quienes le prestaron primeros auxilios y lo llevaron hasta la clínica.

Los primeros informes revelan que el ataque contra Villegas perjudicó la movilidad de sus piernas y que por motivo de una hemorragia interna, los médicos tuvieron que drenarle un pulmón. En horas pasadas su madre, Neidy Benítez Martínez, se habría expresado al respecto sobre la ayuda que requerían para poder trasladar a su hijo; sin embargo, su esposa Paola aclaró la situación y contó que el procedimiento se le realizará en Cali.

“Ya no necesitamos el traslado. Se va a realizar el pago en una EPS para que permanezca en la Clínica Sebastián de Belalcázar. Dadas las circunstancias con su columna, no queremos que la situación se empeore con el traslado. El cirujano dijo que no puede operar, porque lo perjudicaría más en su zona lumbar: él no tiene movilidad en las piernas, su estado es bastante delicado”, confirmó su esposa.

De momento, la familia continúa en la pelea por esclarecer los hechos y en la búsqueda de material probatorio que corrobore la teoría de que fue un uniformado quien realizó el ataque sin razón aparente.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?