La cercanía de María F. Cabal con coronel condenado por falsos positivos, según Akerman

Con una columna para el diario El Espectador el periodista Yohir Akerman realizó todo un relato crónico sobre las presuntas acciones “guerreristas y barbáricas” que se llevaban a cabo en el batallón ‘La Popa’, a través de las confesiones de Heber Hernán Gómez Naranjo, con lo que pretende destacar dos puntos:

El primero sobre el funcionamiento de la JEP y cómo esta sí sirve para sus objetivos; y segundo, la llamativa supuesta relación que tiene María Fernanda Cabal y José Felix Lafaurie con el coronel Publio Hernán Mejía Gutiérrez, quien comandaba el sangriento batallón, dice el columnista.

El relato retomado por Akerman fue realizado en noviembre 30 de 2018, donde Naranjo rindió versión libre y reservada ante la JEP dentro de los procesos por falsos positivos.

Según el periodista, el militar se dedicó durante seis horas a relatar todas las barbaridades que se cometieron en el batallón La Popa, donde comandaba para el momento Publio Hernán Mejía Gutiérrez, al que describen como un soldado altamente condecorado y para ese tiempo era muy respetado el reconocimiento por operaciones o combates; esto motivó a los miembros del batallón para comenzar a intentar conseguir resultados rápidamente.

Todo lo anterior “llevó al batallón La Popa, bajo el liderazgo de Mejía Gutiérrez, a fusilar civiles sistemáticamente para hacerlos pasar por guerrilleros, torturar milicianos de las Farc para conseguir información y realizar operaciones conjuntas entre las Autodefensas y el Ejército de una manera coordinada y estructurada”, relata el periodista para ElEspectador.

El batallón estaba siendo altamente cuestionado por su falta de resultados y el mensaje siempre era claro: “La Popa es una máquina de guerra y en el departamento del Cesar hay que ganar la guerra. La guerra se gana con resultados operacionales”, contó el militar en su relato.

Todo esto llevó a que el coronel Mejía formara un grupo especial de 14 militares conocidos como Zarpazo, con el que salían en las madrugadas y llegaban a las cuatro o cinco horas con dos o tres bajas, lo que pasaba bastante seguido y despertaba sospechas entre todos recuerda Yohir.

Heber Gómez relató además como el propio Mejía lo llevó a una reunión con 200 paramilitares: “En la casa principal, sentados en una mesa, estaba toda la cúpula del Bloque Norte”.

Entre varios de estos detalles que devela Akerman en su columna, concluye destacando que el propio Mejía mencionado en todas estas situaciones ha sido documentado como amigo cercano de la senadora Cabal y su esposo.

La efectividad de la JEP queda demostrada con todo esto, según el columnista, y también la presunta relación de una de las senadoras uribistas más reconocidas con el temible militar de los falsos positivos. Fuente consultada: ElEspectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?