La crisis y el decreto 444 podrán traer los peores tiempos para Colombia económicamente

Espacio de Opinión

Cuando hay graves crisis económicas (estamos ad portas de una recesión mundial) la gente no sale a gastar a manos llenas sino a aprovisionar, en mi caso tenía previsto iniciar una maestría a mitad de año, queda cancelada, tenía previsto comprar otra camioneta, queda cancelada, tenía previsto viajar a algún país que no conociera, queda cancelado, no solo por el coronavirus, sino porque con un dólar a $4.100 y un Euro casi en $5.000, no hay dinero que alcance.

Lo que sí no cancelé, fue sacar todos los recursos que tuviera en los bancos, seguramente varios se quiebren este año, una prueba de ello es la expedición del Decreto 444 de 2020 que prevé prestarle dinero del FONPET a los bancos; si éstos ya están pidiendo dinero es porque ya tienen problemas de liquidez; los índices de endeudamiento son altísimos y con las venideras cesaciones masivas en los pagos tanto de grandes, medianas y pequeñas empresas como de personas naturales, llevarán a pique al sistema financiero colombiano, así que lo mejor será tener el efectivo a la mano, porque una vez que estos se quiebren, el dinero de los ahorradores será el que desaparezca.

Lo mismo que voy a hacer yo, guardar, retirar los ahorros del sistema financiero y apretarme el cinturón, lo van a hacer millones de colombianos, esto significa que el consumo interno disminuirá, aumentará el desempleo a índices del 50%, tal vez la mitad de las PYMES se quiebren, los bancos se van a quedar desfinanciados, sin quién les preste, excepto el Gobierno Duque, llenos de cartera de difícil recuperación y con sus acciones en 0.

Pasados 4 meses de la crisis, los empresarios quebrados y la gente del sector privado sin empleo, saldrán a vender sus bienes muebles e inmuebles, no habrá mucha gente con capital disponible para comprar y los precios tanto de bienes raíces como de vehículos se vendrán al piso, al ser superior la oferta que la demanda, tal vez será ese, el único momento de salir a comprar, cuando todo esté por el piso.

Pienso en los empresarios, el sector turístico está muerto, al igual que los bares, restaurantes costosos, tiendas de ropa y accesorios, todos se van a quebrar, los únicos que sobrevivirán el embate serán los que venden los alimentos de la canasta familiar.

El sector público verá gravemente afectados sus ingresos corrientes, el petróleo en $26USD cuando hicieron cuentas con precios a $60USD, el recaudo tributario por IVA e ICA disminuirá drásticamente al igual que el consumo interno, la gente no pagará predial, ni valorización ni impuesto de vehículos cuando el único gasto primordial y necesario será el de la canasta familiar.

Y ni que decir de aquellos que cotizan en fondos privados de pensiones (COLFONDOS, PORVENIR etc.) este año van a perder cualquier rendimiento o ahorro que hayan logrado en los años anteriores, así que ni sueñen con que se van a pensionar con un salario mínimo, porque eso nunca ocurrirá.

Todo lo anterior lo digo con objetividad, el panorama es negro, la crisis será prolongada (en Estados Unidos, nuestro principal comprador, pronostican una tasa de desempleo del 30%) y no veo que el Gobierno Nacional o el Banco de la República estén haciendo algo para proteger la economía nacional.

Por Hernando Zabaleta Echeverry – Abogado @HernandoZabalet

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Podcast del Indignado
Twitter
Recibe toda la información por correo

Ingrese su dirección de correo electrónico para suscribirse al portal y recibir notificaciones de nuevas publicaciones en su bandeja de entrada.