La defensa incesante del periodismo colombiano hacia el Esmad: #LosIndignadosSomosMás

Espacio de Opinión

Conforme avanzan las conversaciones entre promotores del Paro Nacional y el presidente Iván Duque, los ánimos de los manifestantes al contrario de lo que muchas personas suponían parece reforzarse con el paso de los días, pues entre los desplantes por parte del gobierno, la estigmatización y la muerte de compañeros como el caso de Dilan Cruz han terminado fortaleciendo el sentir ciudadano de mantener activa las protestas.

Las marchas realizadas en distintas partes del país, y que desde antes de haber arrancado el pasado 21 de noviembre contaban con varios motivos para manifestarse en contra al actual Gobierno, han adoptado una nueva exigencia que cobra más protagonismo con el paso de los días: el desmonte del Esmad.

Sobre este aspecto no sorprendió que el Gobierno Nacional haya descartado la idea e incluso propone reforzar dicha institución, lo que sí generó gran sorpresa fue la postura de varios periodistas nacionales, a los que a cada vez les cuesta más disimular su simpatía hacia el presidente Duque y su respaldo, pese a lo que a grandes rasgos ha sido una presidencia accidentada y falta de entendimiento con el sentir ciudadano.

Sorprende ver las columnas publicadas este fin de semana por los que en teoría son los periodistas más relevantes e influyentes de Colombia, quienes salvando algunas excepciones decidieron evitar la tragedia de Dilan Cruz y abordar el tema del el apoyo que se les debe mostrar a las fuerzas armadas y al Esmad, a quienes poco criticaron pese a comprobarse el uso de armas no convencionales para dispersar manifestaciones.

Entre los ejemplos más sonados está la columna escrita por Vicky Dávila, la cual desde su título deja claro la poca empatía hacia la tragedia del joven manifestante, llevando el foco de la noticia hacia la otra parte, el estigma social sufrido por los uniformados a los que casi al punto de victimizar exaltó en su columna ‘¡Desagradecidos!’ donde incluso afirmó: “Qué habría sido del país ante el ataque de los vándalos si no existiera el Esmad”.

Otro periodista que mantuvo esta misma tónica fue Gustavo Gómez, quien de forma sarcástica comentó lo sencillo que sería desmontar el Esmad si se detuvieran los saqueos, si la gente no atacara la propiedad privada y bienes públicos entre otras razones, omitiendo las reprochables actuaciones en los últimos días, de las que quedó evidenciado su actuar desmedido contra los manifestantes.

Asimismo, el periodista Luis Carlos Vélez se sumó a la lista de quienes se despacharon en contra del Paro Nacional, tras comentar que las protestas tendrían intereses oscuros por encima de los que se proclaman en redes sociales, de igual manera se pronunció sobre la petición del desmonte del Esmad como “desconcertante” pese a que la lista de muertos por parte de dicha unidad. Vélez termina invitando a detener el paro por los efectos económicos y por no “alimentar políticamente a Gustavo Petro”, excusas que no calan entre los manifestantes y que cada vez molesta más al colombiano neutro que pese a no apoyar a Petro sabe que la idea de culparlo es un intento de distracción, como los que se suelen hacer en este país.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?