La ONU afirma que la muerte de Dilan Cruz fue una “ejecución”

Mientras las voces en contra de las políticas del Gobierno Nacional continúan y una nueva jornada de protestas es convocada desde las redes sociales, las autoridades internacionales siguen de cerca la investigación de los hechos ocurridos durante las manifestaciones y que han tenido consecuencias irreparables, como fue la muerte del joven Dilan Cruz el pasado 21 de noviembre de 2019.

Comentando las irregularidades denunciadas por los manifestantes, Alberto Brunori, representante del Alto Comisionado de la ONU, afirmó de manera pública que se debe dar un seguimiento a la forma en que se controla la protesta social en Colombia, pues aseguró que en el desarrollo que ha tenido hasta el momento el Paro Nacional, se ha conocido de numerosos casos en los que miembros del Esmad han usado la fuerza de manera desmedida.

“Ha habido algunos casos de respuesta que excedieron el uso de la fuerza; hubo en general manifestaciones pacíficas, sin embargo, también se presentaron ataques contra la Policía, la infraestructura privada y eso no es propio de la protesta pacífica. En ese sentido, invitamos a la Fiscalía a individualizar y no a criminalizar toda la protesta y a capturar a los responsables”, comentó Brunori sobre los episodios violentos a los que ha tenido que enfrentarse la fuerza pública.

Sin embargo, siguiendo el orden de ideas sobre la forma en que ha venido operando el Esmad para contener a los manifestantes, el informe anual de la ONU sobre los Derechos Humanos en Colombia, el representante de el ente internacional insistió en que el Esmad debe acatar las directrices internacionales sobre la forma en que se debe emplear el armamento dependiendo del contexto.

Fue justo en ese punto donde Brunori hizo una mención especial al caso de Dilan Cruz, quien falleció en medio de las manifestaciones que dieron inicio al Paro Nacional, afirmando que desde el organismo internacional se considera que el caso se debe a una ejecución y no un accidente por parte de los uniformados, recomendando que la Policía sea supervisada por el Ministerio del Interior.

“Entre las otras recomendaciones, dice que deberían separarse la Policía del Ejército para que la institución sea ubicada por debajo del Ministerio del Interior, porque, tanto en temas de seguridad como la protesta social, se han dado casos en Barranquilla donde el Ejército ha entrado con armas largas a pesar de que no hubiese ninguna amenaza a la vida”, afirmó Brunori.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?