Leyner Palacio dice que FF.MM son las únicas que no se dan cuenta del conflicto en el Chocó

En una reciente entrevista realizada por Semana y dirigida por el periodista Luis Carlos Vélez, el líder social Leyner Palacios relató la triste realidad que atraviesa el municipio de Bojayá y el Chocó en general a manos de grupos armados que operan en la zona y que se mantienen en disputa constante por el control del territorio.

Palacios, quien se convirtió en noticia luego de ser amenazado de muerte durante la toma de Bojayá el pasado 31 de diciembre, comentó a Luis Carlos Vélez como las autoridades nacionales no estarían tomando las medidas pertinentes para lograr mantener la paz en su región, explicando diversos detalles como la diferencia de cifras presentadas por el Ejército, en contraste con los datos recolectados por distintas organizaciones sociales y estatales que trabajan en la región.

La entrevista deja ver la preocupación del líder social quien, en función de vocero de su comunidad, contó a este medio de comunicación la preocupación de los habitantes de los municipios y veredas ante el peligro de un ataque por parte de grupos como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) o el ELN, que pueden llegar a repetir el trágico atentado que tuvo lugar en Bojayá, cuando guerrilleros de las FARC perpetraron una masacre hace ya 17 años.

“Esa falta de presencia del Estado hace más agudo el conflicto. Hoy en Bojayá tenemos más de 600 hombres armados en las Autodefensas Gaitanistas y más de 100 hombres del ELN. Eso ha generado un confinamiento de más de 7.000 personas en esas comunidades”, explicó Palacios.

Pese a la respuesta del líder social, Vélez insistió en que los datos publicados por las fuerzas armadas difieren demasiado a las que este señala, comentando que el número es más reducido, basado en los informes de inteligencia que se han publicado al respecto, y que además su denuncia contradice la información oficial, puesto que “El Ejército dice que no hay confinamiento”.

El líder social respondió esa afirmación comentando los parecidos que existen entre la situación vivida en Bojayá en 2002 con la actual, comentando la falta de compromiso por parte de las autoridades y afirmando que los datos que expresó se basan en el testimonio de distintos grupos como entidades eclesiásticas, ongs e incluso la Defensoría del pueblo.

“En 2002 también negaron y subvaloraron los anuncios y las alertas que estábamos generando las comunidades y mire las consecuencias. Hoy los testimonios de muchas comunidades, pero también de la Diócesis de Quibdó, de organizaciones étnico territoriales y la misma Defensoría del pueblo ratifican esa realidad. La ONU ha recibido y probado estas situaciones en los territorios”, respondió el líder social ante la respuesta del periodista.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?