Los jóvenes”no están pidiendo regalos ni subsidios”: académicos critican medidas del Gobierno

Editorial Colombiano Indignado por Juan Romero: Como consecuencia del diálogo social convocado por el Gobierno para ponerle fin a las manifestaciones del paro nacional, el presidente Iván Duque anunció que, para el segundo semestre de 2021, los jóvenes de estratos uno, dos y tres contarán con matrícula cero en todas las universidades públicas del país. A esa noticia se sumó la aparición de un nuevo subsidio de vivienda para que jóvenes menores de 28 años puedan comprar un inmueble residencial.

Tales anuncios llegan justo cuando son los jóvenes colombianos los protagonistas de las masivas manifestaciones en las ciudades del país. Sin embargo, profesionales vinculados al sector de la educación pública y analistas políticos ven con desconfianza las determinaciones del Ejecutivo, pues consideran que no hay soluciones de fondo sino solo arreglos a corto plazo.

Frente a lo concerniente con la matrícula cero, Alejo Vargas, docente del departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia, expuso que “ese tipo de decisiones deberían ser producto de un escenario de negociación. Lo que pasa es que este gobierno es muy reacio a practicar el ejercicio de la concertación. Entonces el Gobierno toma ese tipo de decisiones unilaterales”.

Fue enfático en que, teniendo en cuanta que la confirmación del Ministerio de Educación solo cobija con gratuidad a los estudiantes durante el segundo semestre del año en curso, no se puede hablar de una política de Estado que busque corregir las fallas en el acceso a la educación superior pública en el país.

“La verdad es que la mayoría de universidades ya venía haciendo eso desde el semestre anterior; hubiese sido importante que, además de haberse llegado a tales acciones luego de negociaciones claras, se hubiese tratado de establecer la matrícula cero de manera permanente y no solo por un semestre. Si es solo un semestre, ahí no hay nada nuevo”.

En su momento, María Victoria Angulo, ministra de Educación, apuntó que el Gobierno hará todo lo posible para que la iniciativa continúe y miles de jóvenes se vean beneficiados. Para ello, la administración de Duque tendrá que presentar un proyecto de ley ante el Congreso de la República.

En declaraciones a varios medios de comunicación, Angulo expuso que esta ‘Matrícula Cero’ cobijará tanto a estudiantes que ya están adelantando sus estudios como a quienes van a iniciar su carrera en el segundo semestre de 2021.

Sin embargo, Vargas apunta que “el Gobierno está sacando pecho por un esfuerzo que van a tener que hacer las universidades de sus precarios recursos presupuestales”, haciendo referencia a lo que luego le dijo a este medio Álvaro Sandoval, filólogo de la Universidad Nacional y exdecano de la UNINPAHU

Sandoval relata que estando Antanas Mockus al frente de la Nacional, el Estado comenzó a reducir sus aportes a la universidad pública, solicitando a las instituciones generar sus propios medios. En consecuencia, los precios en las matrículas aumentaron, pero los recursos financieros se mantuvieron en terreno negativo, afectando la calidad de la universidad.

“Es una política de mentiras que promete y promete pero no hay un apoyo a la universidad. Si uno como gobierno hace que los pocos ingresos que tiene la universidad a través de matrículas bajen y se ofrecen nuevos cupos, pues la universidad se va a sentir ahogada”, expuso.

Dijo además que, en términos numéricos, el cupo disponible en universidades públicas es pequeño comparado con la cantidad de jóvenes que salen de los colegios con aspiraciones universitarias. “Por tal razón, esa oferta que se les hace a los jóvenes de que pueden ingresar a la universidad pública, a cero pesos, termina siendo una gran mentira”.

Y es que los más recientes registros de las universidades revelan que, de un aproximado de 690.000 estudiantes que se gradúan anualmente del colegio, un 40 % no cuenta con las posibilidades de acceder a educación superior.

En Colombia, solo el 52, % de los jóvenes entre 17 y 21 años (cerca de 4,3 millones) están matriculados en algún programa de pregrado, justamente porque muchos no tienen las condiciones económicas para financiar los gastos educativos.

Por otro lado, la Universidad de Córdoba reveló hace poco que, de la totalidad de estudiantes que hay ahora en universidades públicas, el 71 % son de estratos 1, 2 y 3.

Sandoval, quien es experto en análisis del discurso y ha dirigido varios programas de comunicación en otras universidades de Colombia, también se refirió a los subsidios de vivienda, que él considera medidas poco profundas.

“Un subsidio llena un espacio en un momento determinado y nada más. Ahí se generan dependientes sociales, donde el Estado se convierte en un dador. Los jóvenes necesitan nuevas fuentes de empleo y formación –que no es lo mismo que andar otorgando becas-; eso también aplica para los llamados ‘ninis’. Todo aquello que implique un subsidio, mientras no se generen las condiciones sociales óptimas, es contraproducente”.

Añadió que “no se están pidiendo regalos ni subsidios; la gente está reclamando oportunidades reales”.

Por su parte, la directora del Departamento de Investigación de Inpahu, Consuelo Wynter, expuso que tanto ‘ninis’ como jóvenes trabajadores deben contar con garantías estructurales que les permitan mejorar sus condiciones de vida.

“El Estado debe garantizar políticas no prebendatarias -como subsidios-, que generan populismo mediático; se requieren políticas estructurales que permitan que los jóvenes, ‘ninis’ y trabajadores, tengan educación y ofertas de empleo suficientes, y todo debe plantearse a largo plazo”, expuso la docente, también politóloga de la Universidad Nacional de Colombia.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?