“Mi primera reacción fue de sorpresa y de mucho susto”; habló el profesor señalado de “guerrillero”

El profesor, Fabio Vinasco, habló con la Revista Semana y confesó que todavía sentía un poco de miedo y por ahora no usará la gorra hasta que todo se calme.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Juliana Hernández, la esposa del senador del Centro Democrático, Alfredo Ramos Maya, hace unos días desató la polémica porque subió una foto a Twitter en donde decía que un señor de gorra verde con una estrella roja, era un guerrillero de las FARC y que por lo tanto, ella no se subiría a un mismo avión en donde se encontraba un terrorista desmovilizado.

Esas palabras hicieron eco en los usuarios de las redes sociales, haciéndose viral la imagen y el tweet que ésta señora había publicado. Su esposo creo una tendencia en Twitter para supuestamente sancionar socialmente a los guerrilleros de La FARC cuando uno los vea en la calle.

El señor que Juliana tildó de guerrillero, resultó ser un profesor jubilado de 73 años y coleccionista de gorras. Se llama Fabio Vinasco, una persona que toda su vida se la dedicó a la docencia y que nunca ha utilizado redes sociales, aunque manifiesta que un día intentó abrir Facebook, pero no le gustó y lo cerró.

El día en que Hernández le tomó la foto, él se encontraba regresando desde la ciudad de Medellín en donde le había realizado unos exámenes a su esposa sobre un tema neurológico que busca mejorar su calidad de vida. Ya cuando se encontraban regresando para Bogotá, él se subió al avión con su esposa, se colocó la gorra que traía para protegerse del sol –porque dice temerle– y la cual había sido un regalo de su hijo al regresar de un viaje a Cuba. El viaje tardaría media hora, por lo que Fabio decidió que iba a dormir una siesta mientras llegaba porque había madrugado ese día.

Al llegar a la capital de Colombia, Vinasco, llevó a su esposa a un hogar geriátrico y se dispuso a regresar a su casa. Horas más tarde se enteró por boca de su hijo, el cual lo defendió en redes sociales ante los ataques que estaba cometiendo la señora Juliana y su esposo Alfredo, y logró que borraran el tweet y posteriormente se retractaran de lo que habían dicho.

Fabio comenta que en un principio sintió susto y sorpresa por lo que estaba pasando, ya que no estaba enterado sobre la circulación de una foto de él dormido por redes sociales, mientras lo tildaban de guerrillero. Por esa razón, le dijo a la revista semana que todavía no se le había quitado el susto, aunque ya aceptaron las disculpas de Juliana Hernández.

Por ahora espera no volverá a salir a la calle con su gorra y utilizar las demás de su colección, mientras se calman las cosas porque como él dice, “estamos en un país de locos” y cualquier eventualidad puede suceder. Lea la entrevista completa en la Revista Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?