Militar señalado del homicidio de exguerrillero Dimar Torres aceptó cargos

A través de la figura de preacuerdo, el cabo segundo del Ejército, Daniel Eduardo Gómez Robledo, aceptó su responsabilidad en el homicidio del exguerrillero Dimar Torres Arévalo, quien fue hallado muerto el pasado 22 de abril en la zona rural del municipio de Convención, Norte de Santander, zona del Catatumbo.

La aceptación de Gómez a través de un preacuerdo con la Fiscalía, tiene la intención de buscar una rebaja en la pena por los cargos de Homicidio de persona protegida que se le imputaron y darle una finalización pronta al proceso, evitando presentarse en un juicio donde serían debatidos los elementos materiales probatorios que componen el litigio.

En caso de haber sido encontrado culpable sin la aceptación de cargos, Gómez podría hacerse acreedor de una pena entre los 40 y 50 años de prisión, no obstante ahora queda a disposición del ente acusador y del juzgado encargado, la tasación de una nueva pena como beneficio de la aceptación de cargos.

Cabe recordar que este caso generó una fuerte polémica en el país, pues por muchos sectores ha sido considerado como un falso positivo ejecutado por las fuerzas militares. El ministro de Defensa, Guillermo Botero, estuvo en el ojo del huracán por esta situación, pues tan pronto se dio a conocer lo sucedido, este se puso prácticamente del lado del cabo e intentó justificar el homicidio asegurando que se trataba de un accidente generado en un forcejeo.

Con la aceptación de cargos por parte del cabo, la declaración del Ministro termina por ser desacreditada. A pesar de esto recordemos que ya Botero fue en su momento llamado ante el Congreso para una moción de censura, la cual resultó favorable para él y le permitió continuar en sus funciones.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?