Negaron entrada de relator de la ONU para que no terminara informe sobre líderes sociales

La relación entre el Gobierno Nacional y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) parece estar cada vez más debilitada. En horas recientes, el relator del ente internacional Michel Forst afirmó sobre que se le habría prohibido la entrada al país para que no pudiera terminar su informe referente a la situación que atraviesan los defensores de derechos humanos en el país.

Según la entrevista realizada por Semana al relator especial, Forst debe presentar el próximo 4 de marzo en Ginebra un informe referente a los ataques que estarían sufriendo los defensores de derechos humanos en Colombia, sin embargo, su informe estaría incompleto luego de que se le prohibiera el ingreso al país.

El funcionario del ente internacional afirmó que lleva visitando el país desde 2014, luego de acordar con el entonces presidente Juan Manuel Santos, realizar visitas de manera periódica para poder evaluar el panorama de los líderes sociales en el país.

“La idea era que además de entregar mis impresiones sobre la situación en el país, haría recomendaciones para alivianar el riesgo asociado a la defensa de los derechos humanos. Como llevaban tan poco tiempo, se acordó programar una visita de seguimiento en 2019 con el fin de continuar apoyando la búsqueda de una estrategia”, afirmó Forst.

No obstante, con la llegada del presidente Iván Duque en 2018, su presencia empezó a ser negada pese a una voluntad inicial por parte del gobierno en que realizara las inspecciones correspondientes. El delegado comentó haber ignorado en varias oportunidades por diferentes funcionarios del actual gobierno, entre ellos el entonces asesor presidencial, Francisco Barbosa, hoy Fiscal General de la Nación.

“Yo me contacté con el cónsul y me reuní con Francisco Barbosa, quien había sido mi principal enlace para la visita oficial. Él fue solidario y dijo que hablaría con el Gobierno. Sin embargo, no pudo hacer mucho y me pidió que me entendiera con la embajada. Allá fue donde me dijeron que no me invitarían. Eso ocurrió en el transcurso del año pasado”, señaló el delegado de la ONU.

Finalmente, Forst afirmó que los problemas surgen por el balance sobre la difícil situación de los líderes sociales y defensores de derechos humanos, afirmando que después de entregar su informe preliminar a las autoridades colombianas, las correcciones que recibió parecían queres que borrara su informe por completo, hecho que desde su perspectiva es nocivo para la verdad y el poder mejorar las condiciones de los afectados.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?