“Néstor H. Martínez ya había litigado ante jueza que admitió soborno en caso Mattos”

El periodista Daniel Coronell continúa su investigación sobre el fiscal general Nestor Humberto Martínez, con las cuales en varias ocasiones ha revelado detalles que han puesto en tela de juicio al funcionario, lo que ha ayudado a formular entre muchos ciudadanos cada vez más desconfianza en su contra.

En esta ocasión a través de una nueva columna de opinión, Coronell descubrió que Martínez habría actuado como apoderado dentro de un caso que era llevado por el despacho de la jueza Ligia del Carmen Hernández, la misma funcionaria que confesó haber recibido dinero para ordenar medidas cautelares favoreciendo al cliente del actual Fiscal, Carlos Mattos.

Video de la jueza aceptando que recibió los sobornos:

El periodista reveló las actas firmadas tanto por la jueza como por Martínez dentro de las actuaciones de unas audiencias desarrolladas en el año 2012, que demostrarían que ambos ya habían tenido vínculo dentro de litigios.

La audiencia a la que corresponde el acta publicada por Coronell, sería de un millonario proceso que fue desarrollado en el juzgado Décimo Civil de Descongestión, del cual era encargada Hernández, correspondiente a una demanda instaurada por el ciudadano Alejandro González Beltrán en contra de Corficolombiana, filial perteneciente al Grupo Aval.

Las pretensiones de la acción judicial buscaban que se le pagara al demandante tres certificados de depósito a término (CDT) equivalentes a $58 millones cada uno. Sin embargo, el fallo salió a favor del abogado Néstor Humberto Martínez y sus representados.

“El pleito ha ido a tribunales superiores, a la Corte Suprema de Justicia y a la Corte Constitucional y, siete años después del fallo, aún hay decisiones judiciales por tomar”, explicó el columnista.

Resulta que en el caso de Mattos, según Coronell, el poder lo tenía Martínez pero pusieron a llevar el caso a un abogado suplente:

Se destaca que la demanda por parte del ciudadano fue generada por los títulos valores que habían sido otorgados en el año 1989 por Corfivalle, la cual más adelante sería adquirida por Corficolombiana. Esta misma empresa ha advertido, según explica la columna, que aún existen dos procesos por resolver relacionados con este caso que pueden tener cuantías de hasta 13 mil millones de pesos cada uno.

Mientras tanto, se hace evidente que Martínez Neira siendo apoderado de Corficolombiana tuvo acercamiento con la jueza que aceptó el recibimiento de coimas para tomar decisiones dentro de procesos judiciales. Fuente consultada: revista Semana.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?