“Martínez montó en la Fiscalía un aparato de ‘chuzadas’ a periodistas y políticos”: Guillén

El periodista Gonzalo Guillén escribió una columna de opinión para La Nueva Prensa, en la que se despacha contra el exfiscal general Néstor Humberto Martínez y lo señala de haber montado supuestamente en la Fiscalía un “aparato de ‘chuzadas’” con el que tenía como objetivo a defensores de Derechos Humanos, periodistas, políticos, magistrados y en general a contradictores del gobierno de Iván Duque.

El sustento del comunicador son las presuntas declaraciones de agentes del CTI de la Fiscalía que, según dice, admitieron haber realizado interceptaciones ilegales que se les ordenaban de manera verbal “perentorias de trabajo”.

Aparentemente entre los objetivos estuvieron “Daniel Coronell, María Jimena Duzán, Cecilia Orozco, Yohir Akerman, Gonzalo Guillén y corresponsales extranjeros”, según narraron los agentes y cita el periodista.

Asegura además que han sido utilizados fondos de la propia Fiscalía General para contratar particulares en Miami para espiar justamente a los periodistas Daniel Coronell y Yohir Akerman.

Dichas órdenes se estarían desarrollando al parecer “desde el Edificio T de la sede central de la Fiscalía General” y “las salas Esperanza, Oro, Rubí y otras”, en donde les llegan números de teléfono y correos que deben ser interceptados en periodos “renovables de diez y quince días”.

“Los agentes señalaron como organizador y determinador de estos hechos al saliente Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, y aseguraron que el cuestionado actual vice fiscal general, Jaime Camacho Flórez, habría tomado parte activa en estas interceptaciones ilícitas, principalmente a las que se están haciendo a los magistrados de la Corte Suprema y la Constitucional”, explica el periodista.

De acuerdo a Guillén, Camacho Flórez habría sido apoderado de María del Pilar Hurtado, exdirectora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) condenada por las ‘chuzadas’ en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Dichas órdenes no contarían con ningún control de jueces y tendrían como supuesto objetivo el montaje de acusaciones temerarias para así formar escándalos sobre las personas objetivo, dice Gonzalo.

Al parecer entre dichos objetivos se encontraba el exfsical ad hoc para los casos Odebrecht, Leonardo Espinosa, a quien recientemente le hicieron un allanamiento en su oficina tan pronto fue aceptada la renuncia de Martínez. Fuente consultada: LaNuevaPrensa.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?