“No hubo legítima defensa del soldado”: abogado de la familia del menor muerto en La Lizama

Una de las noticias más polémicas en lo que va corrido de este 2019, ha sido la muerte del joven Rafael Antonio Caro, luego de ingresar ilegalmente a la base militar ubicada en La Lizama, Santander. Este suceso ha dividido a la opinión pública, tras ser publicado el vídeo en donde se observa cómo miembros del ejército disparan contra el menor, después de saltar la barricada y adentrarse en la base militar.

La noticia ha polarizado a los colombianos, entre los que defienden el actuar de los soldados como legítima defensa, y los defienden a la familia del menor, quienes argumentan un abuso de autoridad, y uso excesivo de la fuerza para contrarrestar a un menor de 16 años.

Este choque de opiniones se reafirma luego de las declaraciones de varios de los protagonistas de esta historia, quienes han dado entrevistas a importantes medios nacionales sobre el hecho, como el caso del General Nicacio Martínez, quien durante una entrevista que le realizó Caracol Radio afirmó que el uniformado que disparó en contra del menor, lo hizo en defensa propia y bajo el principio de autoridad que tienen los miembros de las fuerzas militares. “Nosotros somos unos funcionarios públicos y cuando otras personas nos agreden, están cometiendo unos delitos… igual cada persona puede obrar en legítima defensa”, fueron las palabras de Martínez.

En las últimas horas, las declaraciones del abogado de la familia del menor abatido, Diego Lozano, quien en una entrevista que le realizó el diario El Espectador, afirma que “no hay legítima defensa ni proporcionalidad”,  y en consecuencia, asegura una demanda contra el Estado por lo que considera, una acción desproporcionada por parte del Ejército Nacional.

El Abogado explicó, que en este caso no se dio la legítima defensa, al no haber sido de forma inmediata el hecho, ni proporcionalidad entre el arma que portaba el menor y el arma de fuego que portaban los militares; además, de que gracias al vídeo, se tiene registro de que el joven no alcanzó a agredir a ningún uniformado, por lo que no hubo legítima defensa.

De momento, se anunció la realización de una segunda necropsia al cadáver de Rafael Antonio Caro, del que se espera, revele nuevas pruebas que den claridad a la investigación que avanza en la Fiscalía, y que ayude a determinar si los militares actuaron bajo lo que ordena la ley, o existió el abuso, que denuncia la familia del menor fallecido.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?