“No les daré mi cabeza”: senador Bolívar destapó sus deudas y cómo “el mundo se le vino abajo”

Mediante un hilo de Twitter, el senador Gustavo Bolívar, uno de los políticos más importantes en la lista del Pacto Histórico, dio claridad sobre su situación financiera, lo cual ha sido tema de debate esta semana luego de que el actor y exconcejal Bruno Díaz publicara un video arremetiendo contra él bajo el argumento de que no le pagó una deuda a su hijo Diego Díaz por la instalación de dos paneles solares en el Hotel Paraíso Estudio.

El legislador comenzó diciendo que su declive financiero inició en 2018, año en que declaró “más impuestos que los 108 senadores y los ministros juntos: casi 5.000 millones entre 2017 y 2019”. Señala que haber entrado al mundo de la política fue lo que menoscabó su economía personal y familiar.

Agregó que su discurso “anti-establecimiento” fue la causa principal de que varias productoras de televisión cancelaran contratos con él y que, como consecuencia de una campaña de desprestigio, su hotel no recibiera tantos huéspedes.

Señala que, pese a haber quedado al día con el Banco de Bogotá, las entidades financieras le negaron otro préstamo para terminar de pagar sus obligaciones. Ahí, en 2018, un divorció terminó de desestabilizar su cartera.

Su ya golpeada economía sufrió el golpe de gracia que representó a nivel general la pandemia del virus Covid-19, pues su hotel, Paraíso Estudio, ubicado en Ricaurte, Cundinamarca, estuvo cerrado por cerca de 17 meses.

“Cero ocupación + fin de series de Tv + divorcio + Pandemia + DIAN + gastos fijos de 80 millones al mes y sin sueldo= Al piso”, puntualizó.

Afirmó que “amigos y enemigos” han estructurado una campaña de desprestigio sustentada en sus problemas financieros para resquebrajar la credibilidad del candidato presidencial de Gustavo Petro.

“El caso Bruno, orquestado por “amigos” y enemigos es una de varias deudas. Tengo 10 años para pagar y las cuotas atrasadas no superan los 40 millones. Pero hacen de esa noticia la cortina de humo ideal para tapar 70.000 millones que la ministra (Karen Abudinen) les regaló a los pillos de la patria”, señaló.

Dijo que, si bien hay persecución en su contra, hará todo lo posible para dar cumplimiento a sus obligaciones financieras y seguir adelante con el proyecto político que comparte con Petro, quien hoy lidera las encuestas de intención de voto, según Invamer.

Habló de las acusaciones de Claudia López en su contra, de las criticas de Vicky Dávila y de lo que considera “el robo del Partido Verde en manguala con el uribismo de la segunda vicepresidencia”. Dejó claro que no se rendirá ni dará su brazo a torcer.

“No les daré el gusto de reír viéndome en el piso. Estoy en proceso de vender un par de propiedades para salir de todos los pendientes”, dijo.

Por último, en tono futurista, habló de “cuando Gustavo Petro sea presidente” y del “fin de la mafia que persigue a los opositores”.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Etiquetas: