“No me veo uniendo fuerzas con el Pacto Histórico de aquí a mayo”: precandidato Alejandro Gaviria

En diálogo con El Espectador, el precandidato presidencial Alejandro Gaviria descartó que, a futuro, se una al Pacto Histórico, liderado por Gustavo Petro. El exrector de la Universidad de Los Andes afirma que no renunciará a sus ideales políticos ni a sus principios personales.

“Ese mapa no lo tengo del todo claro, pero no se trata de juntarse por juntarse. La política necesita seriedad programática. Por eso por ahora es solo conversar. No me veo uniendo fuerzas con el Pacto Histórico de aquí a mayo”, indicó a dicho medio.

“Lealtad a uno mismo” es la expresión con la que Gaviria definió la actitud con la enfrentará su carrera en los comicios electorales en 2022. Desde el 27 de agosto, Gaviria es oficialmente parte de la lista de aspirantes que pretenden llegar a la Casa de Nariño para ejecutar su programa de gobierno.

Se refirió a la renuncia de su esposa al Banco de la República, que se dio horas antes del anuncio del precandidato. Señaló que la decisión se tomó en familia y cuestionó las críticas que le han hecho al respecto, incluyendo las que lo señalan como un posible aliado de Alberto Carrasquilla, codirector del emisor.

“Hay una paradoja: la gente quiere políticos humanos, pero no admite la imperfección. ¿Cómo luchar con eso? Es muy difícil. Además, encontré una nueva vulnerabilidad: escribir cerca 400 columnas en El Espectador y ahora las están mirando con lupa, la traen al debate fuera de contexto”, expuso.

Uno de los puntos más llamativos en las declaraciones de Gaviria tiene que ver con el calificativo de “tibio” con el que muchos lo han tildado. Señaló que sus posiciones a favor de la eutanasia, el aborto y su ateísmo dan cuenta de que, como ciudadano y aspirante, no puede ser tibio.

Refutó los señalamientos que lo ven con escepticismo por haber trabajado en los gobiernos de Santos y Uribe. “Esa es otra contradicción: la gente quiere un candidato con experiencia, que tenga algún tipo de conocimiento de la función pública, que haya estado en un consejo de ministros, que haya enfrentado problemas difíciles, pero no quieren ninguno que haya trabajado en anteriores gobiernos. ¿Cómo se hace eso, cómo conciliar una cosa y la otra? Es imposible”, dijo.

Señaló, además, que si llega a la Presidencia quiere hacer un país “un poco” más justo, sostenible, digno y decente. “Y digo “un poco” porque entiendo los límites de la función del Estado, y de que la política necesita conversaciones honestas sobre esos límites, y que la demagogia infantiliza a los ciudadanos”. Fuente: El Espectador.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?