“No se sabe qué pasará con Hidroituango, y si la Virgen hará milagro que pide Uribe”

Esta semana se conoció la crisis ambiental que atraviesa la región del Bajo Cauca por las fallas en el funcionamiento del mega proyecto Hidroituango, lo que ha hecho que el caudal del río Cauca se reduzca radicalmente amenazando no solo con destruir los ecosistemas cercanos, sino con afectar las poblaciones aledañas.

Entre los periodistas que mayor beligerancia han tenido sobre este tema, es Jorge Muñoz Cepeda, de El Heraldo, quien compartió una columna titulada “Hidrodesastre” donde critica fuertemente a EPM y al senador Álvaro Uribe Vélez por unas declaraciones que darían a entender su cercanía con el proyecto y su afán de minimizar uno de los problemas ambientales más graves de la historia reciente en Colombia.

Uno de los comentarios más criticados del expresidente fue el que hizo el pasado martes, donde pidió éxitos para el cierre de las compuertas y encomendó el destino de la obra en manos de la “Santísima Virgen”, lo que trajo una oleada de críticas y burlas para él, pues tan pronto se comenzó con el proceso de cierre de las compuertas, las personas cercanas a la zona veían y registraban las “dramáticas consecuencias” que empezaban a dejar sin suministro de agua a corregimientos, pueblos indígenas y fauna de la zona, matando en el proceso cientos de peces, según comentó el columnista.

El periodista hace un énfasis en la polémica estatua de María Auxiliadora, que, según él, más que tranquilizar a la población, parece un reflejo de la improvisación de las autoridades ante la emergencia y la falta de voluntad de explicar las magnitudes reales del problema; aunque la mayoría de políticos, incluido Uribe, insistan en “los fervientes rezos” como solución al problema, dice la columna.

Además del senador, Muñoz menciona a Jorge Londoño, gerente de Empresas Públicas de Medellín (EPM), por su supuesta falta de planeación y los errores que no fueron verificados adecuadamente en los diseños. De acuerdo al columnista, Londoño para salir bien librado ante la opinión pública, ha encomendado el desastre “a los buenos oficios de la madre de Cristo”.

La columna cierra con un mensaje de incertidumbre ante el desarrollo de la crisis ambiental, insistiendo en la idea que ante la postura del Gobierno y las autoridades ambientales de aparente “complicidad y evasión de las responsabilidades del hecho”, queda esperar a que llegue el día en que el presidente Duque se manifieste al respecto, mientras se espera que la Virgen haga “algún milagrito”. Fuente consultada: ElHeraldo.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?