Partidos dicen que entre el Gobierno y uribismo hay crisis; al parecer por “teléfono roto”

Los episodios protagonizados por el gobierno del presidente Iván Duque y la bancada de su partido, han puesto en evidencias aparentes rupturas y matices políticos que los uribistas se han esforzado en desmentir.

En ese sentido, los militantes del Centro Democrático aseguran que su colectividad se rige por unas bases debidamente fundadas y que la posibilidad de rupturas con el primer mandatario, es prácticamente nula.

Hace unos días se llevó a cabo una reunión entre Duque y los congresistas de su partido en la Casa de Nariño, mediante la cual buscaban encontrar consensos entre los parlamentarios, ministros y el jefe de Estado para sacar adelante la agenda legislativa del Gobierno.

Según lo dicho por la senadora María Fernanda Cabal, quien en varias ocasiones ha expresado su molestia por varias decisiones tomadas por el ejecutivo, todo se trata de un “teléfono roto”, toda vez que en la mayoría de los casos los jefes de las diferentes carteras no informan a la bancada de Gobierno sobre los proyectos que se radican, lo que crea un ambiente de desconfianza entre los congresistas al momento de las votaciones.

“Incluso vemos a los ministros organizando los proyectos de ley, mientras que la bancada va por otro lado sin ser avisada. Muchas veces hubo discusiones por intentos con otros partidos y no con la propia bancada de gobierno, por eso se necesita una sola cabeza”, aseguró la polémica senadora.

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, aceptó al término de la reunión que se deben buscar soluciones para que no existan esos baches de comunicación entre la presidencia y su bancada, debido a que estos han ocasionado confusión y distanciamiento entre las dos partes.

“La verdad es que el Congreso está trabajando a toda marcha, tanto en comisiones como plenaria. Esto dificulta un poco la reunión permanente con el partido, pero se van a buscar unos mecanismos para que haya mayor comunicación y se sepan las propuestas del Gobierno y los resultados de estas”, agregó la ministra.

Por su parte, funcionarios de la presidencia han salido a defender al primer mandatario de las acusaciones que han hecho diferentes sectores políticos, los cuales aseguran que este no tiene el liderazgo necesario para manejar los problemas que atraviesa el país.

El alto consejero Presidencial para la Política, Jaime Amín, indicó sobre dichas acusaciones que las palabras del exmandatario son producto del tedioso momento que vive el país, refiriéndose a lo que dijo Uribe sobre que había que “enderezar” a Duque.

“En general las relaciones están bien, existe un profundo respeto y cariño entre los dos… Las teorías de constituyente y fuego amigo son naturales de la oposición pero esas ideas están descartadas por el presidente tiene un profundo respeto por el congreso”, comentó Amín.

Para las fuerzas políticas opositoras al Gobierno las relaciones entre el ejecutivo y los miembros de su partido en el legislativo, obedecen a la falta de experiencia de Duque para el cargo, e incluso han afirmado que el partido uribista no lleva una buena relación con la Presidencia porque sus posturas solo sirven para hacer oposición y no para legislar en favor de los colombianos, como lo aseguró el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, quien dijo que el Centro Democrático pareciera haberse olvidado que ahora era partido de Gobierno y no oposición. Fuente consultada: Caracol Radio, ElEspectador y LaFm.

¿Quieres dar tu opinión sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.